El Zamacuco

Alicantino del mundo, porque las personas nacemos en un lugar determinado y después la vida nos va guiando por sendas hasta que encontramos nuestro lugar en el Orbe.
Dice mi hermano/amigo Oscar Crespillo que “bailo mal y escribo bien”, mi mujer solo afirma lo primero.
Soy un observador social que durante estos años de vida, y les advierto que empiezan a ser muchos, he ido cabalgando desde el interés a la sorpresa y desde la preocupación a la indignación de casi todo lo que me rodea. Procuro ser crítico sobre todo conmigo mismo y haría mía la frase de “cada vez que enseñes, enseña también a dudar de aquello que enseñas” si no se me hubiese adelantado don José Ortega y Gasset. Está claro que en mi vida no consigo llegar el primero a casi nada, con excepción del óvulo de mi madre.
Con esta presentación quiero dejar claro que si buscan homogeneidad en mis escritos, les recomiendo que se entretengan en otra cosa. Lo que siempre procuro es conseguir la extrema coherencia en lo que digo y en lo que hago. Aunque ya les aseguro que es una muy difícil labor que no siempre llega a buen puerto.
Así que en esta segunda etapa de Alicante Opinión, donde colaboraré como mero opinador, solo les puedo asegurar que en cada artículo mío verán reflejada mi opinión personal. No la “opinión marcada”, ni “la sugerida”; tampoco “la opinión interesada”… mis escritos son míos y tan solo me sirven a mi como válvula de escape, como bacinilla donde depositar mis preocupaciones o como baúl donde guardar mis recuerdos y anhelos más preciados.
Por todo esto, en el rinconcito de “El Zamacuco” solo se pretende alcanzar la voluntad de quien escribe, sin mayores pretensiones.
Si cualquiera de ustedes se sintiese ofendido u ofendidito, replantéense muy seriamente seguir leyendo. Si les sirve para descubrir algo nuevo o para analizar cualquier situación o suceso que les sirva para crecer en lo intelectual… no me den las gracias, dénselas ustedes mismos porque solo uno mismo es capaz de crecer y formarse una opinión propia. En definitiva ser libre, que es lo que le jode al establishment!!
Adrián Ortuño