Hace unos días nos anunciaban a bombo y platillo el acuerdo del ERE en CAIXABANK que afectará a 6.452 personas y costará 1.900 millones de euros. Se vende como que “hablando y con dinero se entiende la gente”, pero lo que deberíamos analizar es ¿de donde sale ese dinero que facilita el acuerdo? Parece evidente que con las condiciones pactadas y el previsible endurecimiento de las condiciones para acceder a la jubilación con el acuerdo alcanzado entre gobierno y sindicatos mayoritarios (de momento), al ERE de la Banca, las trabajadoras y trabajadores no van muy forzados que se diga.

No ocurre lo mismo en el comercio, la construcción, la limpieza o el transporte, donde si te despiden con 52 años lo que ocurre es que ya no encuentras trabajo y tus expectativas de jubilación digna van menguando día a día.

CAIXABANK es la fusión de la CAIXA con BANKIA (ese banco rescatado por el estado con dinero público). Y para dirigir la unión se puso como Presidente a Goirigolzarri, cobrando 1,65 millones de euros al año, es decir cobra como 68,750 trabajadores con un salario de 24.000 euros al año.

Es notorio que cada día hay menos sucursales, menos personal atendiendo y el trato por tanto se hace más complicado para los clientes de la banca (mucha clientela es por fuerza mayor ya que te obligan a tener una cuenta para recibir una ayuda, cobrar una nómina..…). En estas circunstancias de problemas de atención, el acuerdo incluye el cierre de 1.534 oficinas de la caixa o bankia. Nos tratan como tontos, y lo debemos ser, al decirnos que el coste no recae sobre el estado, que lo paga la banca.

Sin embargo, el despedir a 6.452 personas que no van a buscar empleo, ya que tienen un salario garantizado que se suma al desempleo, nos puede costar mucho dinero. Han puesto topes porque en caso contrario se hubiese apuntado mas personal. Los topes son: con 52 y 53 años un tope de 750 trabajadores. Con 54 y 55 años un tope de 1.700 trabajadores, a partir de esa edad hasta cubrir las 6452 bajas. Y esto supone aproximadamente una cuantía de 211.201.928 euros de desempleo y 253.942.700 euros de subsidios hasta que cumplan los 63 años, fecha en la que se jubilarán.

Es decir, la broma del acuerdo nos cuesta 465.144.628 euros. Eso sin tener en cuenta lo que ya le pagamos a la banca para sanear sus cuentas y que pueda hacer ERES.

En definitiva, unos ERES, los de la BANCA que solo benefician a los banqueros, esos que prolongan su vida laboral por encima de lo establecido porque no están dispuestos a renunciar a los millones que nos roban por custodiar nuestro dinero.

No es de recibo que los sindicatos de clase firmen estos ERES, no es de recibo que un Gobierno progresista permite este dispendio de millones que nos afecta a todos. Solamente el rescate de BANKIA costó 22.424 millones de euros, y aún así no han sido capaces de frenar un aumento de salarios de su presidente que le ha supuesto triplicar sus remuneraciones. Cada día nos cobran más por las gestiones, cada día complican más la atención personal, y cada día les damos más dinero.

Algo es evidente que no hacemos bien, y hemos tenido la oportunidad con la crisis del 2008. La recuperación de un BANCA PUBLICA se hace cada día más necesaria, y eso sólo será posible con la nacionalización sin más indemnizaciones, ya nos ha costado bastante.

Vicente Alcaraz Mira

Miembro de Consejo Sindical Obrero

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *