Un año después del inicio de las medidas contra la pandemia, el desempleo da un respiro y se reduce en 4.080 registros. Un respiro en un análisis a corto o cortísimo plazo ya que está ligado a la contratación para el refuerzo de la campaña turística de la Semana Santa, es decir, a medio y largo plazo la conclusión es que se mantiene el sistema productivo estacional. Además, viendo las diferentes reducciones en los diferentes sectores se sigue mostrando el monocultivo del sector servicios, algo que debe ser corregido. Los problemas crónicos del mercado productivo siguen muy presentes.

Este descenso deja la cifra del aumento del paro desde el año 2007 en 100.629 personas, la cifra más baja en lo que va de año. Una vez más hay que recordar que estas cifras serían mucho peores si no se hubiera puesto en marcha el programa de ERTE ligado a la pandemia, un programa, por cierto, resultado del diálogo social.

Por sectores, como decíamos, destaca el sector servicios con la principal bajada del paro registrado, lo que señala directamente a la actividad estacional. Hay que destacar la evolución de la contratación que muestra una mejora significativa, especialmente, en la contratación indefinida. De todas formas, buena parte de la mejora de este tipo de contrato tiene que ver, en buena parte, con la acción de la Inspección de Trabajo, que ha dado buenos frutos en los últimos meses y con la conversión de contratos temporales en indefinidos que este mes, y con datos nacionales que son los disponibles, señalan una mayor realización de conversiones que de indefinidos iniciales. Aún así, el 80’6% de la contratación es temporal, lo que sigue mostrando la mala contratación ligada a la estacionalidad.

Como es habitual, la reducción del paro registrado ha beneficiado más a los hombres; las mujeres suponen, sólo, el 40’3% de la disminución del desempleo.

Las cifras de la media de afiliación a la Seguridad Social son, también, positivas respecto al mes de febrero, aunque en cómputo anual sigue dominando el descenso salvo en el sector de personas autónomas, lo que, con frecuencia, indica la tendencia de muchas personas que pierden su empleo por cuenta ajena y no tienen otra alternativa que recurrir a la actividad por cuenta propia.

La “ola de desempleo” ligada a las olas de afectación de la pandemia parece controlarse por la política de ERTE y por la estacionalidad productiva. Aún así, hay que seguir apostando por el cambio de modelo productivo que pasa, necesariamente, por la sostenibilidad y el empleo decente.

A la situación creada por la pandemia y por las medidas sanitarias para combatirla, algo que debe ser coyuntural, se une a un sistema productivo ya ralentizado, funcionando a medio gas y con la inercia de una crisis financiera, esta sí sistémica, que sigue siendo una amenaza además de continuar suponiendo un gasto para el erario público que lo debilita para afrontar todas las crisis: económica, ecológica, social, sanitaria, etc. Es cada día más urgente emprender las reformas legales que necesita el mercado laboral y que afectan al mercado productivo, de ahí que los sindicatos mantengamos la convocatoria de movilización para exigir que se supriman las últimas reformas laborales y de pensiones y que se mejore el SMI. Este mes de abril la convocatoria en Alicante será el día 13 en la plaza de la Montañeta.

José María Ruiz Olmos

Secretario de Empleo CCOO l’Alacantí-les Marines

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *