Apoyo la huelga feminista del día 8 de marzo desde el punto de vista de un hombre. Y me explico: Odio el patriarcado. Desde pequeño me enseñaron unos valores que intento inculcar a mis hijos. 
Desde siempre he realizado labores en mi hogar: cocino, limpio, friego, pongo lavadoras…
Es lo que me han enseñado. Además, en casa trabajamos mi mujer y yo, y aunque fuera yo el que trabajara seguiría haciendo lo mismo, porque sale de mí, no me lo tienen que recordar.
En otro orden de cosas, pido la equiparación salarial ya. Hay mujeres que realizan trabajos más importantes o más duros que los hombres, y no se ven recompensadas por ello.
Por último me gustaría pedir que, debido al tiempo de pandemia por el que atravesamos, no se realizaran manifestaciones. Creo que desde casa o en celebraciones institucionales presenciales se puede festejar este día como se merece. 
Salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *