Nueva subida del paro en Alicante con, además, un cambio en la tendencia habitual en un mes de diciembre. Este, por la estacional campaña navideña suele reducir el cómputo de paro registrado, de hecho, la media del recorte del paro en los últimos cinco años era de 1.634 personas menos en el registro, sin embargo, este diciembre el paro ha aumentado en 1.420 personas, el peor dato en un mes de diciembre desde 2011. En cómputo anual, la pérdida de empleo llega a 38.036 personas. Aunque la campaña de verano sí logró compensar en parte la caída de la actividad provocada por la pandemia, este diciembre, al estar tan afectado el sector servicios, el paro ha seguido creciendo. De hecho, en diciembre de 2019, el sector servicios sacó del registro del desempleo a 1.502 personas, mientras que este mes pasado ha aportado 496 al cómputo total, convirtiéndose en el sector que más empleo ha destruido. Cabe pensar que la reducción de la actividad por covid sea coyuntural, por lo que a corto o medio plazo, el empleo debe recuperarse. Por otro lado, hay que señalar que en Alicante (con datos sólo del registro público de esta provincia) y a fecha de 21 de diciembre, hay 142.214 personas en situación de ERTE que corresponden a 27.302 expedientes tramitados en la Dirección Territorial.

Respecto a la afiliación a la Seguridad Social, se observa esa evolución negativa del empleo ya que presenta, respecto al año pasado, una reducción de 16.657 personas afiliadas. Hay que destacar la distinta evolución de los regímenes general y de personas autónomas, aquél ha reducido su afiliación en 18.100 personas, mientras que el de autónomas ha aumentado en 1.554, lo que parece mostrar que la falta de empleo por cuenta ajena se trata de compensar, en la medida de lo posible, por el empleo por cuenta propia.

La contratación ha seguido el ritmo general de reducción de la actividad, respecto al mes de noviembre se han realizado 3.291 contratos menos, y respecto a diciembre de 2019 la caída de la contratación ha supuesto la celebración de 8.330 contratos menos. Si observamos los datos de contratación acumulada, en 2020 se realizaron 474.735 contratos, mientras que en 2019 fueron 683.016. Es decir, una reducción de 208.281 contratos, de los que 18.507 corresponden a la reducción en indefinidos y 189.774 en temporales.

De momento, la evolución del desempleo nos sigue mostrando que se mantienen los principales problemas del mercado productivo alicantino: precariedad, estacionalidad, abuso de la temporalidad, economía sumergida, predomino, casi monocultivo, del sector servicios, mayor afectación del paro y la precariedad a las mujeres (el 57’13% de las personas en el registro del desempleo son mujeres), incumplimiento de la prevención de riesgos laborales,… Así, es prioritario contener la pandemia de forma contundente, hasta que eso no ocurra, va a ser muy difícil recuperar la actividad económica; a partir de ahí, hay que incidir en la reforma del mercado laboral que acabe con la precariedad, genere empleo estable y deje atrás los problemas crónicos del sistema productivo.

Alicante debe dejar de ser el prototipo de empleo precario para dar paso a un sistema productivo sostenible, coherente con los ODS y centrado en más empleo y de más calidad. Toda medida pública debe orientarse a combatir el déficit estructural y crónico del empleo de calidad en esta provincia. Los nuevos y viejos problemas se suman en una provincia necesitada de una reconstrucción económica. Y ahí sí debe realizarse una actividad público-privada intensa, no son aceptables las situaciones que, todavía genera el abuso de la temporalidad, la inaplicación de la subrogación de las plantillas, el recorte de derechos sociales y salariales, la reducción de la negociación colectiva,… que están en la base de la precariedad estructural de esta provincia.

José María Ruiz Olmos

Secretario de Empleo CCOO l’Alacantí-les Marines

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *