El fútbol por la tele, Arguiñano y los guateques.

Quique Tébar @quiquetebar

Vuelve el fútbol. Si es que esta pasada temporada se fue, claro. Y sí, lo confieso, vi entero el playoff de ascenso del eterno rival, con “Fuenlagate” incluido. Y como aquí el que no se consuela es porque no quiere, qué quieren que les diga, los de “más allá de Torrellano” han recuperado en el terreno de juego lo que perdieron en los despachos y nos han mostrado cuál es el camino a seguir, ese que los de aquí no saben o no quieren o no pueden. Y sí, me ha pasado como a la mayoría de compañeros sufridores de grada blanquiazul, no ha sido como otras veces. Puede que tras tanto “derastre” se nos haya puesto “la piel dura, como a los cocodrilos”, parafraseando al bueno de Miñambres.

De momento vuelven los grandes, y la Liga de Naciones que no está nada mal, con ese sonido virtual que si no me enfocan a la grada da el pego y todo. Y yo me pregunto: ¿qué va a pasar con los “segundabé” y resto de mortales? En el coliseo blanquiazul, por desgracia, hay sitio de sobra para todos, pero … ¿y en los Collao, Arcos, Camilo Cano y compañía? ¿Y qué hacemos con los abonados que quieran renovar su carnet pero no vayan a ir porque son grupo de riesgo? ¿Metemos tele en todos los partidos, aunque sea en PPV? A día de hoy la calidad de vídeo con cámaras sencillas y las conexiones a internet gracias a la fibra y el 5G cada vez funcionan mejor. De momento, hasta octubre, unas semanas más de descanso para la patata. Este tiene que ser el año. Porque como no sea, ¡ay como no sea! Me veo jugando en la quinta categoría el año que viene … ¿o será la sexta o la séptima? Según con qué pie se levanten las mentes pensantes de Rubiales y su equipassso.

Y entre partido y partido, hemos aprendido a cocinar. ¡Qué gran descubrimiento los canales de recetas de YouTube! Le he pillado el puntillo al pollo a la cerveza y al arroz con magro y verduras. Y eso que para un servidor esta última era una receta tabú. ¡Tiembla, Arguiñano! Y quién sabe, quizá con el tema del confinamiento nos hagamos todos un poco más “cocinillas”. Eso sí, también voy dos veces por semana al gimnasio y salgo un día con la bici, que hay que compensar.

¿Volverán también los guateques? Eso sí, diez personas máximo. ¿O eran seis? Aunque pasemos del “Help, ayúdame” y el “Tengo una motocicleta” a las nuevas tendencias, que ahora que lo pienso, después de 2 años fuera entre Hungría y Polonia creo que me quedé en el “Despacito”. Me han dicho que se ha puesto de moda el perreo perreo, pero qué quieren que les diga, yo para un guateque no lo veo. Mejor ponemos el Spotify, haciendo las veces de cassette, eso sí, para poder molar como en una “discoteque”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *