Un adiós que está llegando se muere, en los mismos carnavales.

Los lectores se preguntarán qué hace Penadés en pleno verano lanzando una oda a los carnavales de Cádiz, y en concreto a la obra del poeta fallecido en 2019 Juan Carlos Aragón Becerra. 

Un servidor descubrió la esencia de Don Carnal en las letras de las comparsas que participan en el COAC en el templo carnavalero por antonomasia de la Tacita de Plata: el Gran Teatro Falla. 

El concurso oficial de agrupaciones carnavalescas de Cádiz se celebra en el Gran Teatro Falla durante un mes, teniendo su final el viernes previo al miércoles de Ceniza, después de diferentes fases clasificatorias donde participan coros, comparsas, chirigotas y cuartetos.

Todos hemos oído hablar de las chirigotas: letras llenas de humor, sarcasmo y rebeldía, pero en esta ocasión hablaremos del “eterno Capitán Veneno”, o lo que es lo mismo, Juan Carlos Aragón Becerra. 

Este profesor de filosofía, poeta y músico gaditano, y autor de más de 41 comparsas y chirigotas del Carnaval de Cádiz, se convirtió el pasado 17 de mayo de 2019 en leyenda. Aquejado de una grave enfermedad, dejó huérfana a una ciudad, un estilo de vida y a muchos compositores que no comulgaron con este “Sabina” chirigotero, más odiado que querido en la Tacita de Plata. 

Aragón, junto a Antonio Martín, Paco Alba, Julio Pardo, Antonio Rivas, Agustín González Rodríguez “El Chimenea”, Juan Rivero Torrejón, Tino Tovar, Pedro Martínez Baro, Joaquín Quiñones, Manolo Santander o Martínez Ares, ha sido uno de las plumas más galardonadas de esta tradicional fiesta gaditana, andaluza, española y mundial. 

Juan Carlos Aragón, poeta rebelde donde los haya, y hablo en presente porque dejó muchas obras compuestas que todavía no han sido interpretadas por su última agrupación: “La Eterna Banda del Capitán Veneno”, ha logrado cada vez que ha actuado en ‘el Falla’, levantar la expectación ya que se desconocía qué o quién sería criticado en alguna de las coplas, pasodobles, presentaciones, cuplés o popurrís que interpretarían sobre las tablas del teatro que le dio el último adiós con media ciudad volcada con el gaditano, y que acompañaron a los que dieron a conocer la obra del poeta rebelde: Javi Bohórquez, Carlos Veneroni, Manolín Santander, Waxi, Cateto, Saúl Álvarez, Caamaño, Cabrera, De Castro, De Dueñas, etcétera. 

Todos los citados, aunque es posible que causen baja y altas algunas voces y músicos, recorrerán todo el territorio nacional dando a conocer la obra de Juan Carlos Aragón, con temas que se han convertido en himnos como el conocido “Credo” carnavalero o estrofas que hemos tarareado sin conocer al autor: “Camon baby, camon baby, sexo droga y rock and roll. No hagas la guerra y haz el amor. Y la hierva, y la hierva no la pises fumalá; y menos trabajo y más carnaval”. 

Para Juan Carlos Aragón Becerra su trayectoria empezaba de verdad en 1994, con “Un peasso coro”, ejercicio de poca vergüenza que lo convirtió de inmediato en uno de los favoritos del Falla. En sus agrupaciones se daban la mano la esencia canallesca de la chirigota callejera con una profundidad insólita en sus críticas a la sociedad. 

Desde ese despegue, ‘El capitán Veneno’ llevó al templo carnavalero por excelencia a formaciones como “Los Guiris”, “Kadi City”, “Ciudad sin ley”, “Las Ruinas Romanas”, “Los Panteras”, “Los Yesterday” y su archiconocida ‘Aunque diga Blas Infante’, primer premio en 1999, “Los Condenaos”, “La Sereníssima”, “Los Ángeles Caídos”, “Araka la Kana”, “Los Millonarios”, “Los mafiosos” o “La Gaditaníssima”. 

El carnaval de Cádiz pierde a una de las figuras más trascendentales de su historia y a su vez de las más vigentes. Pero aunque se entierre al hombre, no hay duda de que sus coplas pervivirán, coplas como ‘Yo me enamoré de ti’, ‘Aunque diga Blas Infante’, ‘Si caminito del Falla’, ‘Igual que en una mezquita’ o ‘El Credo’.

El último referente del carnaval de Cádiz fue fuente de inspiración en artistas como Manuel Carrasco, Vanessa Martín, Rozalén o el mismísimo Joaquín Sabina (pregonero en Cádiz). No obstante, para Juan Carlos Aragón su cantautor preferido fue Silvio Rodríguez. Y con versos de su ‘Ojalá’ concluyó este homenaje al rebelde carnavalero por excelencia: ‘Oh capitán, mi capitán Veneno’. Salud. 

‘Ojalá se te acabe la mirada constante. 

La palara precisa, la sonrisa perfecta. 

Ojalá pase algo que te borre de pronto. 

Una luz cegadora, un disparo de nieve. 

Ojalá por lo menos que me lleve la muerte. 

Para no verte tanto, para no verte siempre. 

En todos los segundos, en todas las visiones… 

Enlaces donde ver actuaciones de las diversas comparsas de Juan Carlos Aragón:

-Entierro: https://youtu.be/RDDRp3L_EJY

-Actuación carnaval 2020:

-Esta la canto en gaditano:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *