Izquierda, izquierda, derecha, derecha, delante, atrás, 1, 2, 3.

MIGUEL GONZÁLVEZ/ @MGP1959

Perdonen que use el símil de un gran baile de los 60 para dar título a esta reflexión, pero es que, el que iba a utilizar “Somos marionetas en la rueda del amor” nos podría confundir.

Permítanme que les cuente alguna experiencia personal y que aproveche para darles las gracias por su paciencia y aguantar tal aburrimiento.

Nacido en plena época franquista y teniendo mi primer trabajo legal a los 14 años y no habiendo tenido la oportunidad de conocer otro sistema político, que no fuera la dictadura, creo que era muy normal, en mucha gente de aquellos años, que echáramos de menos la libertad y fuéramos reaccionarios o lo que hoy entendemos como “antisistemas”.

Por aquel entonces, desconocía la clasificación de mis ideas, no sabía si eran de Izquierdas, de centro o de derechas, pero todo podía ser válido, si el objetivo era salir cuanto antes de aquella pesadilla sin libertad.

Ese primer trabajo me marcó mucho, sobre todo, por ser una experiencia nueva para mí.

Por dar más detalles, mi trabajo consistía en ser ayudante, del ayudante, de un peón de albañil, en la construcción del Hotel “El Noy” en Bacarot.

Aquel duro trabajo del verano de 1973, que era el premio de mis padres, a los que les estaré eternamente agradecido, por haber suspendido; Latín, Literatura y Física/Química, en 3º del Bachillerato de la época y siendo el motivo principal de aquel fracaso, como es habitual en estos casos, por culpa de los profesores que me tenían manía, me iba a permitir compartir muchas experiencias laborales nuevas y más si cabe, nuevas y muy bonitas experiencias de la Universidad… de la vida.

Les cuento…

A la semana de empezar aquel dignísimo trabajo, la plantilla de albañiles, en su totalidad, hizo “un plante/huelga ” palabras prohibidas en aquellos años por el régimen y por lo tanto fueron todos despedidos fulminantemente.

Yo, que no había participado en nada, pues no sabía ni de que hablaban, me quedé en la Constructora, no hice huelga porque desconocía que era hacer huelga. Y los 15 días que la empresa tardó en encontrar una nueva plantilla, fui el único empleado, junto a los dos jefes, en toda aquella inmensa obra.

O sea, mi ascenso de categoría profesional fue más rápido que el de Custer para llegar a ser General del Séptimo de Caballería, en “Murieron con las botas puestas”.

A eso le llamo yo, estar en el sitio apropiado en el momento apropiado, jajaja.

Tuve tiempo suficiente para preguntar y enterarme, por una parte, la empresarial, por qué les habían despedido.

También tuve tiempo, cuando se incorporaron los nuevos obreros, de preguntar y enterarme de su versión de el por qué habían sido despedidos los anteriores trabajadores.

Los Jefes, a su manera, me explicaron que La Ley les obligaba a despedirles, que aunque ellos no querían echarles, no les quedaba otro remedio o les sancionaban.

Por supuesto, que mi pregunta, la de un niño de 14 años fue la normal…

¿Entonces? Si no los querían echar, porque comentan ustedes que son buenos trabajadores y son buena gente… ¿Por qué no les dieron lo que pedían y nadie se hubiera enterado de nada y no se hubieran tenido que ir?

Y me dijeron eso de… No lo entiendes ¿Verdad? El Sindicato Vertical pagado por el Gobierno, controla todo, sueldos, convenios, intentos de huelga, etc. Si no se hace lo que ellos dicen, la Inspección de trabajo te precinta la obra.

Los nuevos trabajadores que se incorporaron me explicaron, que el plante/huelga había sido por pedir una subida digna de sueldo, luchaban por tener derechos y no podían ceder, aunque se quedaran sin trabajo, estaban luchando por su dignidad.

Bufff!!! Mi cabeza no daba más de sí.

Unos, los empresarios, sin querer, despedían a sus mejores empleados y los otros, los trabajadores, estaban dispuestos a no tener trabajo, ni nada que llevar a sus familias, por dignidad.

De esa gran lección, en su capítulo 1º, que me dio la vida, saqué varias conclusiones determinantes, que he intentado aplicarme el resto de mis días.

Si algún día tuviera una empresa, negocio etc., jamás se me escaparía un buen empleado.

Si soy empleado de una empresa y tengo unos jefes que me valoran, antes de irme agotaré toda mi dignidad.

La solución de los conflictos está siempre en “Las Leyes”, si no son justas, habrá que luchar para que las cambien, pero nunca incumplirlas.

Si un día existiera un Sindicato que no cobre del Gobierno y defienda los intereses de los trabajadores, le apoyaré el resto de mi vida.

Ni que decir tiene, que antes de tener mi trabajo definitivo, estuve haciendo de todo un poco, en las diferentes industrias que ofrecían puestos de trabajo en esta ciudad, empresas de componentes para el calzado, materiales de construcción, fabricantes de refrescos, panaderías, etc. Entre todas ellas, tuve la posibilidad de financiar mis estudios y mis gastos, todos los veranos, incluida alguna maratón delante de los grises, para apoyar a regularizar nuestras libertades.

La experiencia de la vida me ha permitido ir moldeando mis situaciones y mis argumentos.

He podido en muchas ocasiones aplicar mis 4 conclusiones y en otras incluso ampliarlas.

También me ha proporcionado fuertes inconvenientes, pero creo que he sabido adaptarme.

De todas las incongruencias que a lo largo de los años te van sucediendo, hay algunas que te van despejando el camino y otras que te lo siguen enredando hasta la saciedad, por ejemplo.

En mis tiempos, al igual que ahora, cualquier empresa, exigía, además de poseer conocimientos, tener EXPERIENCIA. Si tienes los conocimientos, pero no tienes la experiencia, lo normal es que no puedas conseguir el trabajo fiel a tus aptitudes, pero, si estás dispuesto a sacrificar tus actitudes y a aprender, siempre tendrás tu oportunidad de incorporarte y una vez dentro, con tus conocimientos puedes crecer, si te lo ganas y lo deseas.

Por lo tanto no comulgo con el mensaje que últimamente vemos en Redes Sociales que dice…

Yo cobro por lo que sé, no por lo que hago”

Con esa actitud, seguro, que sigues en casa.

Siempre he intentando darles a mis hijos mensajes muy claros, por lo menos, para que no vivieran en un mundo de fantasías.

Siempre les he dicho, que en la vida tienes que intentar ser siempre “el mejor” en lo que en tu etapa laboral te depare. ¿Pero qué es ser el mejor? Yo no hablo de carreras por llegar a ninguna parte, hablo de entusiasmo, alegría, compañerismo, humildad, respeto a las personas y a las ideas. Eso es para mí, ser el mejor.

Y una máxima…

Lo importante en la vida no es hacer lo que te guste, lo más importante en la vida es adaptarse para que te guste lo que hagas”.

Por otra parte, otra gran incongruencia es la que afecta a la parte empresarial, cuando afirma que a menor coste de mano de obra, mayor competitividad y más oportunidades.

Como mensaje interesado de la parte financiera, lo admito. Sí, a menor coste mayor beneficio, pero no competitividad y oportunidades, eso está por demostrar, solo son palabras para los accionistas a corto plazo.

Porque la empresa no es solo finanzas. Es un proceso complejo de actividades, donde todas forman parte del resultado.

Desde la investigación y desarrollo, pasando por fabricación, almacén, distribución, logística, publicidad, marketing, ventas y por último finanzas.

(Ejemplos explicativos pueden ser: Comercios Chinos /vs/ Mercadona)

Y para todo ello, se necesitan las mejores herramientas y los mejores empleados.

Y coincidiréis conmigo, que si quieres a los mejores empleados tendrás que luchar por ellos, por lo tanto…

Con bajos sueldos nunca tendrás a los mejores empleados, ni a los más contentos”

Por lo tanto también se rompe ese otro bulo de los empresarios de despacho, que dice eso de…

Si la empresa gana dinero, el empleado ganará dinero”

Nunca más lejos de la realidad, pues no se refleja en los contratos de ninguna de ellas.

Todo esto que les he comentado “Yenca” incluida, nos lleva a la parte donde yo les quería hacer llegar.

Primero quiero hablar de los Sindicatos, Sindicatos a los que pertenezco, como miembro del colectivo de Pensionistas. Y donde odio, seguir recibiendo comunicados, sin firma, generalizados, y llamándome “COMPAÑERO”

Mejor llámame obediente afiliado, porque si no estoy de acuerdo con lo que promulgas y discrepas, sobras.

En una ocasión me acerqué a mi Sindicato para informarme de la legalidad para contratar asistentas del hogar. La profesional que me atendió, tardo en atenderme, se tomó su tiempo e incluso tardo en levantar la mirada para decirme que era lo que deseaba.

Una vez expuesto el tema y sin preguntarme ni quién era, me dijo que me había equivocado de sitio, que la Seguridad Social estaba 4 manzanas más abajo. A lo que yo le contesté, que seguramente allí, tendría más probabilidad de encontraba personas más educadas.

Está claro, que si no somos capaces de tener iniciativas, ideas propias, crear ilusión y empezamos por cambiar las formas, el futuro más allá de las ayudas económicas que nos da el Gobierno hoy (Sindicato Vertical) tiene las horas muertas.

La última desavenencia que tuve con mi informador sindical, sin nombre, fue respecto a la convocatoria de la manifestación, con el lema “Por unas Pensiones dignas”

Le quise hacer el matiz, de que yo solo iría a la manifestación si el lema era…

Por unas Pensiones públicas”

Ya que para mí, la Dignidad de las Pensiones, hablando de su importe claro está, se la tiene que ganar, con sus cotizaciones en su etapa laboral, el propio trabajador.

No quiero ahora, ponerme a analizar todos los supuestos, que estoy seguro que todos conocemos, de la multitud de DEFRAUDADORES que tiene este País, además de los casos probados de la clase política. Incluyo aquí además en este apartado, a todos los del “SIN IVA” y a los que no son capaces de contratar legalmente a sus Asistentas del Hogar, Jardineros, o Vigilantes.

Y para terminar quiero comentar algo sobre nuestros políticos en general.

¿Recuerdan que les he comentado que a mí, hace 45 años, como a todos ustedes hoy, les piden las empresas, como el triaje más importante de nuestras vidas, además de los conocimientos, EXPERIENCIAS?

Pues hagamos fuerza, para que impere el sentido común y los partidos políticos elijan los mejores candidatos para Ayuntamientos, Diputaciones, Comunidades, Congreso, Senado y Unión Europea. Y no a cualquiera que pasé por allí, en busca del sueldo NESCAFÉ, para toda su vida.

Si se nos pide a todos nosotros EXPERIENCIA, en algo tan esencial como es nuestro futuro trabajo, ¿Por qué no se lo vamos a pedir nosotros a ellos, antes de darles nuestra confianza?

Tenemos que pagar bien a nuestros políticos, pero solo a los mejores, mediocres nos sobran.

Comparar la crisis del 2008 con la actual y decir en rueda de prensa Internacional, que en aquella crisis se ayudó a los Bancos y en esta crisis a la Gente, es el mayor insulto a la inteligencia que he oído desde 1973.

Sobre todo, porque aquella crisis, con el quiebro de las Cajas de Ahorros incluida, la provocaron con la complicidad de la propia clase política.

Haber dejado caer el sistema financiero en aquella crisis, hubiera supuesto la ruina total de todas las personas con cuentas corrientes, con planes de ahorro y con planes de pensiones.

Y el corralito hubiera desencadenado tal crisis entre las personas, que hubiera supuesto un “crac” nacional, de unas dimensiones incalculables.

Esta crisis es muy grave, muere mucha gente y todos debemos aportar lo mejor.

Es una crisis Sanitaria, que afecta a la totalidad de la humanidad y contigo o sin ti señor político, se hubiera actuado exactamente igual, no está usted a la altura del cargo que ocupa y está claro el por qué sucede esto, es por su falta de EXPERIENCIA.

En fin, que quieren que les diga…

45 años después, la “YenKa” sigue igual.

Izquierda, izquierda, derecha, derecha, adelante, atrás, 1,2,3

Omar Rey

Posdata: Además de probar los callos en las manos, también aprobé en septiembre.

¡Benditos padres!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *