Carta de un feto mal formado a quién corresponda.

Queridos políticos. Trataré de explicarme lo más brevemente posible. Tengo un grave problema. Soy un feto de 10 semanas de vida. Sé que mi madre lo está pasando mal ya que le doy mucha guerra dentro de su barriga. Noto que ella tiene muchas náuseas e incluso oí a mi papá que tendría que guardar reposo ya que el embarazo es de riesgo.

Yo no entiendo mucho de cosas de médicos, pero como soy algo cotilla, por cierto soy una niña y me llamaré Jimena, puse la oreja en una de las revisiones y escuché que yo tenía algún problema. Me pareció escuchar que era una mal formación que haría mi vida, una vez fuera del cuerpo de mi madre, muy complicada.

Mis padres están en el paro y no tengo abuelitos (fallecieron, tanto los padres de mi madre como los de mi padre). Yo, la verdad, no quiero ser una carga para ellos. Sé que la salud de mi mamá no es buena, y a pesar de que la vida es lo más hermoso que hay, estaría dispuesta a no darla para que mi mamá pueda vivir, y por lo tanto, con el paso del tiempo, poder intentar quedarse embarazada otra vez.
Yo no entiendo de política, pero los fetos, desde bien pequeñitos, comenzamos a escuchar y sentir.

He oído que hay nuevas normas ante la ley de aborto. No sé si se permite abortar a las 14 o 22 semanas. Me he informado, pero no he tenido respuesta. Por lo que sé, creo que son 14 semanas y 22, en mi caso, es decir que pueda venir al mundo con una mal formación.

Ese es mi caso. ¿Qué va a pasar? Mi mamá tiene riesgo de perder la vida, y yo no quiero ser un lastre para mis padres. Sin trabajo y con la salud complicada, ¿cómo puedo venir al mundo? Por muy fuerte que parezca, prefiero dar mi vida, aunque ya pienso y mi corazón late a pesar de mis problemas de salud, pero para vivir así, prefiero que mis papás puedan tener un hijo normal, pero unos señores que mandan lo impiden. Me gustaría que se pusieran ellos en la piel de mi madre o en la mía.

No sé por dónde coger la Ley del Aborto. Esta ley, la antigua, la que quieren estos señores “modificar”, se hizo para dar libertad y seguridad jurídica a las mujeres y adecuar la ley a la sociedad española que ha cambiado mucho (esto se lo he oído decir a mi papá, no soy tan lista todavía). Pero no, en vez de perseguir a todos los corruptos que hay en su partido, el equipo de gobierno actual se aferra a que mi madre presente dos informes de un psiquiatra para poder vivir ella, es decir, y por muy cruel que resulte, morir yo.

No entiendo nada. Voy a nacer y es muy probable que mi mamá no pueda cuidarme. Mi papá bastante tiene con salir todas las mañanas cargado de curriculums y venir agotado de escuchar la misma negación día tras día: ¡No! Sin abuelitos que ayuden a mi padre a cuidarme, ya que, repito, mi mamá es muy probable que muera si yo nazco, prefiero que no sean ni 14 ni 22 semanas. Cuanto antes deje de pensar y mi corazón de latir la salud de mi madre saldrá beneficiada. Sin más que decir me despido de todos. Un beso de parte de Jimena.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *