Los auténticos y verdaderos Reyes Magos.

Una vez vi a los Reyes Magos. No eran tres, eran dos y eran los mejores magos que vi en mi vida. Se las arreglaban para que siempre hubiera algo en los zapatos, lo mínimo, lo que fuere. Aunque no hubiera nada, ellos lograban que hubiera lo que para nosotros era todo. El tercero nunca lo vi, pero seguro que lo dejaban cuidando a los camellos.

Nunca, nunca olvidaré a los dos reyes magos que vi. Seguro que vosotros también los visteis y sabéis quiénes son y saben que son más magos que reyes. Si dejasteis de creer, si en esa noche no poneis los zapatos, ni las galletas, ni el agua, acercaos a vuestros reyes, dadles un beso en la frente (vosotros sabéis que los tienen cerca) y los que no los tenéis con vosotros, sabéis que desde un cielo hermoso siguen viajando para seguir entregando ilusiones y sonrisas…

Agradecedles la herencia porque ahora muchos de vosotros os habeis convertido en reyes y en magos. Y lo mejor que podéis dejarles a vuestros hijos es esa magia que los convertirán en reyes y en magos….

Y tal vez, dentro de unos años, vosotros recibáis el beso en la frente y así será hasta el fin de los tiempos… Felices días para los reyes actuales, para los de ayer y los del futuro, porque no hay mejor reino que el mágico, ni mejores reyes que vosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *