De cestas y cenas de navidad.

Que somos una sociedad a la que le gusta la fiesta no lo dudan ni los nórdicos. Si se convoca una reunión para hablar del futuro del mundo aparecerán cuatro “frikis”, pero como en la misma haya barra libre, el local se queda pequeño. Pruebas de ello hay muchas, cada una de nosotras tendrá su propia experiencia.

Yo recuerdo dos ejemplos. Las fiestas del 1 de mayo, cuando llegábamos de la “mani” ya había multitud de personas haciendo cola para la paella, la mayoría jubilados/as que por supuesto no habían acudido a la manifestación. El otro ejemplo es cuando nos invitan a la presentación de una enciclopedia o una mantas que no vamos a comprar, pero se acude porque te dan un regalito. Es decir, con los regalos, en este país no se juega ni un poquitín. De hecho hay un refrán que dice: “A caballo regalado no le mires el dentado”. Nos lo quedamos aunque sea un trasto.

CUANDO EL SISTEMA ERA SÓLO CAPITALISTA.

Hace años, cuando el sistema económico era “sólo capitalista”, todavía no era “salvaje”, las empresas querían funcionar como una “gran familia”, tratando a las plantillas como si fuésemos sus hijos, y no hiciese falta nadie más que el padre/dueño, para cuidarnos. Es decir, sindicatos fuera que sólo crean problemas. En esos tiempos es cuando se instituyó la cesta de Navidad. Con el paso de los años, las empresas se dieron cuenta que tenían un ejercito de trabajadores parados que estaban dispuestos a trabajar más por menos, y dejaron de actuar como la gran familia para buscar exclusivamente beneficios. Ya no importaba presentar ERES sin perdidas, ni despedir a personas con mucha antigüedad con un máximo de 20 días.

LOS RECORTES LLEGARON.

Hemos sufrido desde el 2008 recortes de todo tipo, salariales, sociales, todo tipo de derechos se han visto reducidos, incluso algunas empresas con directivos en deportivos recortaron la cesta navideña, cestas que en el mejor de los casos no superan los 80 euros ¡Pero hasta ahí podíamos llegar!

Desde el 2015 la Sala de lo Social del Tribunal Supremo está dando la razón a las plantillas que reclaman su cesta. Llegamos al supremo o donde haga falta por nuestro regalo, pero nos callamos cuando nos plantean un ERE o una modificación sustancial de las condiciones de trabajo. Eso, se miré por donde se miré no es muy normal. Está bien reclamar la cesta, pero entonces ¿qué hacer ante un despido sin justificación o un cierre patronal ? Sin lugar a dudas es más fácil para un sindicato judicializar una cesta que movilizar a una plantilla.

Y debe ser porque las fiestas del solsticio de invierno nos trastocan las neuronas y somos capaces incluso de ir a las cenas de empresa. Estamos todo el año renegando del jefe, de cómo nos controla y no paga nuestro trabajo. Tenemos claro que en la empresa hay más de un pelota, que quiere prosperar criticando al resto, pero no pasa nada, llega el día de la cena de Navidad y nos apuntamos. Sólo dudamos si toca pagarla, pero como la pague el fefe, allí nos presentamos.

Comemos, bebemos, ¡Viva el Jefe!,, ¡Viva!, hasta que alguno, con dos copas de más, saca alguna reivindicación, o se queja de algo que ha ocurrido. Después de Reyes le dan la carta de despido, y sus compañeros y compañeras que han reclamado por una cesta de Navidad, se quedan callados ante un despido injustificado, porque lo que se dice en las cenas de Navidad, no se queda en la cena, te lo recuerdan al día siguiente.

Y es que no aprendemos, existen clases e intereses y los de la empresa y sus dóberman no son coincidentes con los nuestros.

En la empresa trabajemos lo mejor posible, para poder exigir nuestros derechos. Y exijamos lo que nos corresponde, que nunca nos han dado nada gratis. Las cenas y las copas con las amistades, los nuestros, porque en nuestro ambiente, lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas. Así empezaremos el año contándonos anécdotas y no recordando quién iba más doblado en la cena de empresa.

VICENTE ALCARAZ/ @pcpe_alacant

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *