Inteligencia artificial y pocas luces: Definición de Alicante.

El día 6 de diciembre coincidiendo con el patrón de Alicante, San Nicolas, se celebró con la presencia del Consell en la Terreta, el aniversario de la aprobación de la Constitución Española después de 40 años de franquismo. Nuestro alcalde, el que eligen los vecinos, declinó participar en dichos actos, ya que quería representar a la totalidad de alicantinos y alicantinas en la misa en honor del patrón.

Parece obviar el carácter laico de su puesto de alcalde y el que una parte, cada día más importante, de los habitantes de la ciudad, no seamos católicos, apostólicos y romanos, como querría su equipo de gobierno y él mismo. Luego, vienen con eso de que hay que cumplir la Constitución cuando se trata de reclamar nuestras obligaciones, pero mejor no saber lo que dice la Carta Magna cuando lo que se piden son derechos sociales, no vaya a ser que se los reclamemos al Ayuntamiento.

Pero quitado este pequeño incidente de preferir estar en un acto religioso (recordemos que el PP no votó a favor de la Constitución, porque como hoy son rehenes de su pasado franquista), parecería que nuestro Alcalde, al contrario que el socialista de Vigo o el Popular de Madrid, ambos competidores del alcalde de NY, no apostaba por la iluminación como atractivo de la ciudad, y el ahorro energético lo íbamos a destinar a problemas generales.

Fue una ilusión pasajera, el alcalde ha tenido que salir a pedir disculpas por no haber encendido las luces a diestro y siniestro y ser la última ciudad en hacer el “encendido navideño” que ni árbol tenemos todavía.

Lo que parecía una declaración de intenciones estando la cumbre del clima en nuestro país, se ha convertido en un fallo del Ayuntamiento con cese incluido del responsable por no haber agilizado el encendido a tiempo en todas las calles. Parece, o no parece, que importa más las luces que las personas. Deberían ser los comerciantes quienes pagasen el encendido de unas luces que ellos reclaman para obtener más beneficios, ya que estos no repercuten en la calidad ni cantidad de empleo. Estos siguen siendo normalmente basura. En definitiva, las pocas luces presentes en la ciudad por Navidad, no han sido un destello de inteligencia, sensibilidad y prioridad económica y ambiental, ha sido un “error“.

Y claro, ante tan pocas luces, nos alegra que la RED ELLIS, creada por investigadores europeos, haya concedido a nuestra ciudad el honor de ser la primera ciudad española en pertenecer a la red europea de inteligencia artificial. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se mostró muy complacido y manifestó que íbamos a competir cara a cara con China y USA, sirviendo de muro de contención para que nuestros jóvenes talentos se queden en el país. El término Inteligencia Artificial se aplica cuando una máquina imita las funciones que los humanos asocian con otras mentes humanas como, por ejemplo, percibir, razonar, y resolver problemas. Los sistemas de inteligencia son parte de la rutina en campos como la economía, medicina, o la ingeniería, NO SON PARTE DE LA RUTINA DE NUESTROS POLÍTICOS , y se utilizan en gran variedad de aplicaciones de software, juegos de estrategia, como ajedrez de computador, y otros videojuegos.


Esperamos que en Alicante se utilice para mejorar el empleo, ganar en bienestar, solidaridad, resolver problemas y que las máquinas no copien las actitudes de nuestros gobernantes, porque en ese caso, la inteligencia tendrá pocas luces.

Dará mucha pena, ver Alicante alumbrada como si fuese de día y personas viviendo en la calle, rebuscando en la basura, sin ningún tipo de atención humana. ¿Dónde están nuestras prioridades? ¿Si no lo vemos no existe? Ya que estamos en Navidad, bien se podría aplicar eso de expulsar a latigazos a los mercaderes y a los que que hacen falsas promesas, nos íbamos a quedar sin centros comerciales, sin curas ni políticos. Qué bonita Navidad !!!

Vicente Alcaraz/ @pcpe_alacant

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *