¡Vergüenza ajena, eso es lo que siento! Si esto no lo remedia nadie, el Hércules lleva camino de descender a Tercera División, o lo que sería lo mismo, su desaparición. 

En estos momentos no sé qué sería mejor. En el caso de que esta entidad colgara el cartel de “cerrado por derribo“, imagino que todas las ratas que hay en la entidad saldrían corriendo al son del Flautista de Hamelin

Hablo de Ortiz, yerno y compañía. Incluso de algún periodista palmero que sigue dorando la píldora a un club que languidece poco a poco. 13 puntos en 16 jornadas disputadas. Dos entrenadores y el mismo director deportivo que se aferra a esos goles que anotó como futbolista del Real Madrid o en el último ascenso a Primera. 

Y lo siento. Lo siento por mi padre, que no se lleva bien con las nuevas tecnologías y me llama cada fin de semana para saber qué ha hecho su equipo. 

Él fue el que me llevó al Rico Pérez por primera vez. Él fue el que me sacó el carnet de socio de Tribuna cuando este servidor tenía poca edad. Él fue el que me hizo sentir los colores y ese escudo del que se ríen jugadores, cuerpo técnico y directiva cada semana. 

Hace tiempo que dejó de ir al campo de fútbol. Ya tiene una edad, pero sigue sintiendo esos colores, algo que pasa desapercibido para esas ratas que no se marchan ni con agua caliente. 

Mi hermano Salva, falleció hace unos años por un maldito cáncer. El día de su entierro, en su ataud había una bandera del Hércules. En un partido ante el Guadalajara, se guardó un minuto de silencio por él, y estuvimos sentados en ese fondo norte donde iba cada domingo. Pero este dato, a los que ocupan el palco, les debe de importar poco.

Y me jode. Vamos si me jode. Estáis jugando ya no con la ilusión de mi padre, sino con la ilusión de mi hijo y de más jóvenes que son ahora los que se convierten en ese jovenzuelo que era yo. ¿En serio no os da vergüenza? 

Si todavía tenéis algo de dignidad, marcharos. Abandonar esta nave que navega a la deriva. Dejad de jugar con los sentimientos de mayores y pequeños. Si de verdad amáis al Hércules, largaros de una vez, creo que a mi padre y a mi hijo le haréis feliz, aunque el club desaparezca y vuelva a levantar el vuelo desde las categorías más bajas. No merecéis poneros esa camiseta, ni “fardar” con los conocidos que tenéis un club. Quizá es buen momento para escuchar el disco del grupo Extremoduro: “iros todos a tomar por culo“. Salud. 

José Manuel Penadés cubrió la información diaria del Hércules durante ocho años en la Cadena SER, Canal 37, La Verdad y Punto Radio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *