Si Bismark levantara la cabeza …

VICENTE CUTANDA/ @vicentecutanda

 “España es el país más fuerte del mundo: los españoles llevan siglos intentado destruirlo y no lo han conseguido”. Esta frase que se atribuye al canciller alemán Otto von Bismarck (S. XIX) cobra máxima actualidad en estos momentos donde el presidente en funciones Pedro Sánchez y ganador de las últimas elecciones está intentando formar gobierno con partidos que abiertamente se posicionan contra la Unidad de España, la Constitución y la Monarquía.

No hay constatación documental de la veracidad de la frase; pero nadie duda de la fuerza de su contenido. El panorama actual es desolador. El presidente en funciones pertenece al PSOE, partido político que ha visto como dos de sus anteriores presidentes federales (entiéndase nacionales) han sido condenados en el mayor caso de corrupción política de la democracia española, los EREs de Andalucía, donde el dinero destinado a los desempleados se empleó, entre otras cosas, en mariscadas, drogas y prostitutas. Pura picaresca española trasladada al siglo XXI.

El primer partido que se lanzó a apoyarle, Podemos, está liderado por un vallecano que al poco de acomodarse en la moqueta del Congreso se compró un casoplón en Galapagar, zona residencial alejada de su Vallecas natal. Y dirige un partido donde el mérito democrático se consigue por alianzas matrimoniales. Es un partido de extrema izquierda con sus luchas y divisiones entre los miembros de su cúpula, donde la disciplina troskista impera con facilidad.

Mas recientes son las acusaciones sobre el cobro de sobresueldos ilegales por parte de sus dirigentes. La denuncia parte de un exempleado. Desconozco el recorrido futuro de este caso, pero me cuesta creer mucho que los dirigentes de la extrema izquierda cobren sobresueldos ilegales, alejados de las cotizaciones de Seguridad Social y Hacienda. Me sorprende tanto como que se pueda desviar el dinero de los parados para putas, cocaína y marisco. Pero resulta que en España todo es posible, incluso los sobresueldos en la extrema izquierda.

La suma de ambos no es suficiente para conseguir la investidura y, ante esta situación, el PSOE se apoya en los partidos independentistas: los republicanos catalanes y los que no hace mucho daban apoyo público al grupo terrorista vasco ETA. Ambos se han manifestado contra la unidad de España y la Monarquía.

La paradoja española es de psiquiatra. Ahora le toca al Rey proponer a la presidenta del Congreso a la persona que debe intentar formar gobierno. Y tal y como están las cosas es casi seguro que va a dar el nombre de Pedro Sánchez que se apoyará en republicanos y antimonárquicos para conseguir la investidura, pactando incluso la unidad nacional.

Por eso y aunque no se pueda asegurar con rotundidad que Bismarck dijo en el s. XIX lo que se le atribuye, que nadie dude que si fuera un estadista del S XXI lo diría con rotundidad. Confío pues en que nadie nos destruirá como país porque ni nosotros mismos lo logramos, con todos nuestros errores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *