Portillo no es el único culpable.

ÓSCAR CRESPILLO/ @ocrespillo

Creo que a estas alturas de semana, y de temporada, ya se ha dicho todo.

Por un lado, las redes sociales (como siempre por delante de muchas cosas) echaban humo.

Por otro, casi toda la prensa alicantina (¡al fín!) parece darse cuenta que tenemos un problema y de los gordos. Ya no se habla de esperanza, “de negarse a no hacer cuentas“.

La nefasta temporada que se está realizando ya ha hecho que un entrenador, un buen tipo, Lluís Planagumá, fuese despedido.

Quienes siguen la actualidad herculana hablan que el actual míster, Muñoz, puede tener las horas contadas, con lo que ya sumaríamos dos inquilinos en el banquillo antes de llegar al parón navideño.

PORTILLO.

Cada vez suenan con más fuerza las críticas hacia el Director Deportivo, Javier Portillo. Portillo no solo ha hecho buenos a todos los predecesores en el cargo que estuvieron antes que él; además ha demostrado que peor es imposible hacerlo.

Se rumorea que podría hacerse a un lado para traer a otro Director y él ocupar un cargo tipo “Vicepresidente Deportivo“. Y siendo accionista del club como es, a mí eso me huele raro: sería algo similar como tener a Parodi de Presidente, pero sabiendo que es un empleado del club que cobra de unos accionistas. ¿Vendrá alguien si no se le garantiza que tiene las manos totalmente libres? Por si acaso, a los candidatos pásenle el teléfono de un tal Sergio Fernández, que por cierto, sigue de triunfo en triunfo.

PERO NO SOLO PORTILLO.

Pero por una vez, y sirviendo de precedente, que las hojas no le impida a la afición herculana ver el bosque. Los culpables son los jugadores, que, excepto Falcón y en algunos partidos Nani, no están rindiendo ni a un 10% de sus capacidades.

Los culpables también son los entrenadores por no haber sabido sacar mayor partido a una plantilla que, sin ser la que nos vendieron que era, no puede estar en puestos de descenso.

El culpable también es Javier Portillo, que se ha dilapidado el mayor presupuesto que ha tenido nunca el Hércules en su historia en 2a B, y ha convertido, año a año, tanto en su cargo actual como jugador, a este club en una caricatura.

Y culpables, también, Ortiz y Ramírez, en este orden. No olviden jamás que quienes aquí mandan son ellos. Recuerden que Ortiz ha hecho del Hércules un cortijo familiar donde se prescindió de técnicos, utilleros, personal de oficinas, porteros del estadio…para convertir un club semi-profesional pero lleno de herculanismo, en una chirigota quijotesca.

Puede reunirse la afición, pueden hacerlo las peñas, podemos mirar el paisaje, intentar buscar soluciones, incluso encontrarlas. Pero el gran responsable de esto, y de todo lo que está pasando desde hace más de 20 años se llama Enrique Ortiz Selfa: el que vino de salvador y va camino de convertirse en el verdugo de una entidad centenaria y que muchos lloraremos si desaparece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *