Cuando fuimos los mejores.

ÓSCAR CRESPILLO/ @ocrespillo

Reza la letra de una canción de José María Sanz, más conocido por Loquillo, que “cuando fuimos los mejores dejamos de ser nosotros…cuando fuimos los mejores, el dinero se gastaba; se podía comprar todo, incluso vuestras almas…

En estos momentos de zozobra herculana, de tiempos negros, años que parecen décadas y décadas que parecen siglos, es bueno recordar el pasado.

Atrae bastante mi atención los reportajes que un diario local de Alicante dedica a jugadores herculanos de épocas antiguas. Me entusiasmé con el libro sobre la historia del Chepa (por lo que es la historia del Hércules), contada para peques, que escribió Manolo Piera y dibujó Chesco, todo bajo la batuta de la Asociación Herculanos y con el Hércules Paralímpico como beneficiario de los ingresos por ventas. Paso, de vez en cuando, por el maravilloso Youtube para ver goles de épocas gloriosas, de ascensos inolvidables, de partidos históricos.

Pero como bien reza Loquillo en esa canción: “el dinero se gastaba y se podía comprar todo, incluso vuestras almas“. En el momento en que dejamos de ser los mejores y (o) el dinero desapareció (nunca mejor dicho), solo nos queda la añoranza.

Dicen que recordar no solo es bueno: debe ser como estudiar la historia; servir para no volver a cometer los errores. Y como esto último es impensable a día de hoy con los Ortiz, Ramírez y compañía, me temo que es mejor conformarnos con poco. Y ese poco también lo cantó “El loco“: ser “feo, fuerte y formal“. Aunque me temo que también es empresa difícil eso de ser formales para los mismos artistas que siguen dominando el día a día herculano. ¿Será que no les gusta Loquillo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *