El acuerdo: depende de todas y todos.

ÓSCAR CRESPILLO/ @ocrespillo

Era posible y se ha demostrado. El acuerdo fue cuestión de horas. El acuerdo era de extrema necesidad. Y Pedro Sánchez y Pablo Iglesias; Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, así lo han entendido.

DÍA FELIZ.

Ayer fue el primer día feliz para una parte importante de la izquierda de este país. Y fue para la parte mayoritaria: la de la clase obrera. Se abría una vía a la esperanza y por vez primera en la historia de nuestra democracia reciente, se posibilita la formación de un gobierno de coalición. Sin vencedores ni vencidos. Pero, claro, siempre con permiso del resto de partidos que pueden prestar su voto en esta próxima investidura.

NADIE QUERÍA TERCERAS ELECCIONES.

O sí. La pataleta de Partido Popular y Ciudadanos demuestran que, lejos de las diferencias ideológicas que debe haber entre ellos y la izquierda, desean tantas elecciones sean necesarias como necesiten para llegar al poder. De otra forma no se explica que Teodoro García afirmase que bajo ningún concepto apoyarían, ni por acción ni por omisión, la investidura de Sánchez y, al día siguiente, Pablo Casado esté más que furioso por el acuerdo alcanzado. Y es que es muy sencillo: si no pensabas apoyar y te molesta que haya posibilidad de acuerdo por otro lado, a tí te importan bien poco los más de 170 millones de euros que tendríamos que volver a gastar en una tercera convocatoria.

Por su parte, Ciudadanos dijo por boca de Rivera que no pensaba bloquear la formación de un gobierno. Ahora ya se sabe que el partido naranja (perdón, lo que queda de él) no hará lo que prometía en campaña. Y sinceramente creo que es normal que no apoyen un gobierno en el que los nacionalistas pueden ser importantes y en el que Unidas Podemos será imprescindible. El problema de fondo es que volvieron a engañar a los españoles. Y ya son demasiadas. Quizá en próximas citas electorales, en lugar de diez escaños no consigan ni grupo propio.

LOS GRUPOS INDEPENDENTISTAS CATALANES.

Y aquí también hay una buena papeleta que mostrar. De momento, JuntsXCat ya ha dicho que votarán “NO” mientras estén presos los políticos condenados. Y ahora ERC afirma que votará también negativamente si no se convoca una mesa de diálogo “entre iguales“. No cabe la menor duda que ERC tiene un papel complicado en esta ocasión pues la CUP está haciendo su juego. Y los republicanos no querrán quedar como los que le regalaron el poder a un partido que no se comprometa a algo…pero también pueden quedar como quienes negaron un acuerdo progresista que, a falta de conocer pormenorizadamente el mismo, seguro que será mucho mejor que lo que teníamos hasta la fecha en Catalunya y en el resto del estado español. Y no creo que la mitad independentista catalana desee que sigamos sin subir las pensiones, sin mejorar la educación y la sanidad, sin frenar los abusivos precios de los alquileres o manteniendo trabajos sin salarios dignos y condiciones que solo beneficien a las empresas.

NO ES TIEMPO DE REPROCHES.

Lo pasado, pasado está. Y no es momento de recordar absolutamente nada negativo. Es el tiempo de sumar, de unirse todas las gentes de izquierdas (y a aquellos que sin serlo tengan visión de estado y de politica de altura) y formar, lo más pronto posible, un gobierno que mire por todas y todos.

Y es el momento de emplazar a Sánchez e Iglesias; pero también a los Errejón, Baldoví, Rufián, Revilla, incluso al propio Aitor Esteban, a que dejen toda diferencia y formen parte de la solución. Porque si no eres parte de la solución eres parte del problema. Y la derecha está muy cabezona y la extrema derecha está muy fuerte. De ustedes depende, señoras y señores diputados.

Foto: ElPais.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *