Es difícil tener “que de pedir” pero es más triste tener “que de robar”.

ÓSCAR CRESPILLO/@ ocrespillo

Una vez comenzada la campaña electoral, previo acto de pegada de carteles (acto que en algunos casos significa que unos cuantos curren mientras otros aparecen solo para la foto de la prensa y redes sociales de su partido) parece ser que que la capacidad de asombro en esta convocatoria será superior a citas anteriores. Y para prueba, lo vivido en el primer debate electoral. Vamos a comentarlo: ¿me acompaña?

AITOR ESTEBAN Y MONTERO DE LOS RÍOS.

Por un lado, ya hemos visto la primera cobra: Aitor Esteban, del PNV, se negó a darle la mano, al final del debate, al portavoz de Vox, Espinosa de los Monteros. Todo se fraguó cuando el segundo, fino como él solo, dijo de los peneuvistas que eran xenófobos. Claro que Aitor, el del tractor (como dijo el humorista Rajoy en su día), no se quedó corto y dijo lo que ningún medio ha osado a decir hasta la fecha: que son franquistas y fascistas.

RUFIÁN.

De lo más flojo que he visto en tiempo. Ayer Gabriel Rufián fue abducido por un señor que se parecía a él. Estuvo meses insistiendo en que Pablo Iglesias debía dejar a Pedro Sánchez ser Presidente aunque fuese en solitario…y ayer parecía que la culpa de todo la tuviese el PSOE. Una de dos: o se ha dado un golpe de realidad en la cabeza ahora o se lo dio hace meses, circunstancia no revelada por el momento. Eso sí, ambas cosas no pueden ser. O Pedro mintió a todo el mundo o no lo hizo.

En un debate que pudo ser monótono en algunos momentos pero que fue ágil, el candidato de ERC estuvo una velocidad por debajo del resto de oradores, queriendo gustarse en gestos (siempre levantando los dedos de la mano izquierda para enumerar, casi siempre hasta tres, como si no supiésemos contar los televidentes), y lejos de la ironía que le caracteriza.

LASTRA E IRENE MONTERO.

Ayer, Adriana Lastra demostró ser persona no apta para debatir. ¿De verdad que el PSOE no tiene a nadie mejor para intentar vender su producto? Lenta de reflejos, con cara de enfado y tristeza, repitiendo el mantra de que “Unidas Podemos no puede impedir una nueva investidura progresista“, pero callando ante las afirmaciones de Irene Montero sobre las promesas no cumplidas por parte del gobierno socialista. Ya saben: derogación de la reforma laboral, publicación de la lista de amnistiados fiscales, poner un techo a los precios de los alquileres. De eso, Lastra ni pío. Y es que quizá lo que tuvo que hacer Adriana es comerse un sapo que nadie deseaba zamparse en su partido.

Irene Montero hizo un debate de menos a más. Su última intervención (dirigiéndose precísamente a Lastra) y su minuto de oro fue de lo mejor de la noche. Bueno, eso y cuando le espetó al moderador si su tiempo, el de Unidas Podemos, podía regularlo ella como creyese oportuno.

INÉS ARRIMADAS Y CAYETANA.

Arrimadas, por su parte, fue clara y concisa en algo: quieren sumar con el Partido Popular, sí o sí. O sea, todo voto que vaya a Ciudadanos sabe que, realmente, va indirectamente al Partido Popular. Que las derechas se junten es algo normal. Y democraticamente aceptable. Lo que se le olvidó, supongo que sin querer que así fuese, es reconocer que necesitan a la ultraderecha franquista y fascista (no lo digo yo, lo dijo Aitor) de Vox. Ya ven ustedes: el partido de centro, estos de Ciudadanos

Cayetana Álvarez de Toledo estuvo nerviosa. Con sonrisa muy forzada. Y cometió la primera gran cagada de esta campaña. Montero, Unidas Podemos, le puso en bandeja rectificar (muy sabedora que Cayetana es la única persona capaz de cometer el mismo error tantas veces como haga falta), y así, le conminó a retractarse respecto a las violaciones y relaciones consentidas o no consentidas. Pero la Marquesa de Casa Fuerte (o sea, Cayetana) pensó que no…que no decir no significa decir no. Me recuerda a cuando eramos adolescentes y decíamos: “mamá, ¿puedo llegar esta noche a las cuatro en lugar de a las doce?“. Y si mamá o papá no te decían que y llegabas a las cuatro…ya podías prepararte porque no valía la cantinela de “no decir que sí no es decir que no“…Solo que en este caso del que hablamos, el del terrorismo machista, no hay un castigo menor: hay abuso, violación o hasta asesinato.

LA MAYOR CHAPUZA.

Pero la sorpresa de este primer debate la ha dado un partido que no estuvo presente: Más País. Y es que según publica el diario Público, el partido de Errejón ha comenzado a hacer llamadas a ciudadanas y ciudadanos para invitarles a los actos que van a realizar. Esas llamadas son realizadas por voluntarios. Y según el argumentario que manejan, si la persona con la que contactan les dice que no, deben insistir una vez más: “sabemos que su tiempo es oro pero si le hemos llamado es porque es muy importante que usted asista…” O sea, como cuando te llaman de cualquier compañia telefónica para decirte que tienen una oferta personalizada para tí y resulta que es la misma para toda España. Y aunque les digas que no, insisten e insisten…

Pero además de eso, también llaman para pedir dinero. Sí, lo que leen. Llaman por teléfono para pedir que les dones algún eurillo.

De esta forma hemos pasado de partidos que piden créditos a los bancos en condiciones ventajosas, a partidos que piden microcréditos pero que para donarlos debes apuntarte a su web…a que te llamen y te digan: “miren, es difícil tener “que de pedir” pero es más triste tener “que de robar“…”

No sé ustedes pero yo estoy pasándolo bien. Y solo llevamos un par de días. Esperen que siga avanzando la campaña que más de una sonrisa vamos a esbozar. Lástima que haya gente que solo pueda llorar viendo que no llega a fin de mes. Esperemos que sea la última vez que esto ocurra sin que los políticos hagan su trabajo, ¿oíste, Pedro?

Fotos del articulo: RTVE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *