La contracrónica del Hércules: de médicos y soluciones.

ÓSCAR CRESPILLO/ @ocrespillo

Harto, hartito me tienen los médicos. Mientras que el médico de cabecera de la seguridad social me afirmaba hace dos semanas que lo mío no era simple ciática, si no que además se veía artrosis (en una radiografía hecha hace cuatro años); la doctora de la mútua me decía que ella no veía tal artrosis. Debido a mi insistencia con la doctora en saber quién llevaba la razón de los dos accedió a realizarme una nueva radiografía. Insisto: cuatro años después. Y al verla me dijo dos cosas: “no has empeorado tanto para haber pasado cuatro años” y “lo que me preocupa es que se te ve algo extraño y que debes mirar“. Primero pensé en mandarla a Parla pues habíamos pasado de no tener artrosis a no haber empeorado tanto. Pero preferí preguntarle qué es lo que veía a lo que me respondió: “que te lo diga y vea tu médico“. De esta forma, queridas y queridos, hemos pasado de ciática, a artrosis, a no tenerla, a no haber empeorado tanto, a vaya usted a saber qué narices tengo que es tan preocupante.

UN HÉRCULES ENFERMO.

Semanas de ciática, de artrosis futbolística, llevaba el Hércules. Un Hércules cuyos doctores Planagumá y Portillo parecían no ponerse de acuerdo en el diagnóstico. O al menos en el tratamiento a recibir.

Debido a ello, el segundo, yerno de Ortiz, y el que vendría a ser el Jefe de Unidad Médica, decidió prescindir del bueno de Lluis y traerse al doctor Muñoz. Y poco a poco, sigiloso, con trabajo y dedicación, parece que este último está dando con el tratamiento adecuado. Tres victorias en cuatro partidos. Y lo que parece también importante: la Jonitis Nomarcouno, enfermedad que ya duraba demasiados meses en la plantilla herculana, parece que desaparece. Al menos, ayer el bueno del enfermero Jona puso una primera inyección potente para asombro de propios y extraños.

NOS SUBEN A PLANTA.

De momento, y con esta victoria en Cornellá, el Hércules deja la UVI y sube a planta. Sigue estando enfermo.

Toda plantilla confeccionada en Segunda B en este club debe ser para acabar en el asiento más cómodo de la casa, el del ascenso. Estar en zona intermedia y mirando más el descenso que el playoff no invita a que los médicos nos den el alta. Pero ahora, con la visita del líder al Rico Pérez este próximo fin de semana y la siguiente visita a Castalia, se comprobará si el equipo está totalmente recuperado y puede comenzar a hacer vida normal. Oportunidad de oro para dar un golpe de autoridad encima del tablero futbolístico y demostrar que se quiere y se sabe mejorar.

Mientras, servidor seguirá yendo de médicos esperando que me aclaren de una vez qué ocurre, esperando que no sea nada y todo quede en un susto. Como en el Hércules.

Foto: www.herculesdealicantecf.net HÉRCULES C.F.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *