Un beso robado…

Un beso robado es el beso que le das a un hijo cuando duerme. Es el beso con el que quieres quererle más aunque él no lo sepa. En el que quieres disculparte si lo has tenido que regañar por el día. Pedir perdón si no has tenido suficiente tiempo…

Un beso robado es ese en el que susurras te quiero mas que ayer y menos que mañana.

En el que el corazón te late un poquito más fuerte, porque son dos en uno, su corazón y el tuyo latiendo juntos un solo instante, y recuerdas, la primera vez que viste su cara, la primera sonrisa, la ilusión, el amor que llevó a esto; recuerdas en un momento ese sentimiento que lo llena todo, amor, solo amor incondicional como no hay otro, eso es un beso robado.

Es oírle respirar, y colocarle el pelo, y desear que descanse, mañana será otro día, habrá quizás más riñas, mas risas también, acción, pero ahora solo hay calma, solo respirar suave y relajado, solo paz. 

La paz que da saber que está en casa contigo, protegido, fuerte, tranquilo. Y así tu puedes respirar también tranquilo, suave, casi un suspiro para no despertarle.

Un beso robado es emoción, de pensar que antes de tenerle, no habías experimentado algo tan fuerte, tan incondicional.

Es la emoción de saber que mañana seguirá contigo, y tendrás la oportunidad de verle reír de nuevo, de hacerle reír de nuevo, puede que no sea un día perfecto, seguramente no lo será, pero tu estarás ahí, y él también, y aunque al final nunca salga perfecto, te esforzaras por ser mejor, por hacerlo mejor, y esa es una promesa que vive en los besos robados, la promesa de esforzarse cada día, de intentarlo una y otra vez, de no ser perfecto pero aún así volver a intentar serlo un día más.

Un beso robado, es dulce, es sentirte feliz solo con un gesto pequeño, tan pequeño.

Un beso robado, es ese que se guarda en el corazón de cuando eras niño y te hiciste el dormido para no romper la magia de ese momento. Y aun hoy puedes recordar uno con una sonrisa.

Puede parecer nada, pero es mucho. Un beso robado, es un alma que comparte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *