La contracrónica del Hércules C.F.: como motos.

ÓSCAR CRESPILLO/ @ocrespillo

Domingo, ocho y cuarto de la mañana. Me despierto. Me levanto como hace ya cuatro semanas: algo de dolor en la pierna. Tomo el café como puedo. Hago unos pequeños movimientos para calentar la zona donde la ciática se resiste a marchar y me tumbo a ver la tele. Caigo en la cuenta que hay carreras de motos. Busco dónde verlas. Y lo encuentro: el canal aleman ServusTV da las imagenes gratis. El idioma es lo único que falla.

JODER CON MÁRQUEZ.

Sin entender demasiado servidor del mundo del motor logro enterarme que si Márquez sacaba dos puntos a Dovizioso se proclamaba Campeón de Moto GP por sexta vez, que sumadas a la ocasión en que ganó en 125 c.c. y la que venció en 250, harían un total de ocho campeonatos del mundo.

No, no crean que me enteré cuando el locutor dijo aquello de : “Wenn Marques Dovizioso zwei Punkte bringt, wird er zum achten Mal Weltmeister“. Realmente fue porque lo leí en twitter aunque usted, querida lectora o querido lector, ya ha podido comprobar que domino el alemán.

Al final, Márquez no se conformó con sacar esa ventaja a Dovi, además adelantó en la última vuelta a un rookie de 20 años, ganando la carrera y jodiendo al pobre de Quartararo tras ser líder éste durante todas las vueltas anteriores.

JODER CON EL HÉRCULES.

Mi buen amigo Miguel vino de nuevo a casa para recogerme en coche para poder ir al Rico Pérez.

Mi señora madre, siempre asustadiza, me avisaba antes de algo: “Nene, estando de baja, si te ven por el estadio ¿no te podrán decir algo?

-“Mamá, el médico que me da la baja es el primero que dice que tengo que ir moviéndome, sin giros bruscos, probar a estar sentado más tiempo del normal e ir espabilando al nervio y la espalda“.

Ella, mi Sagrada Madre, no entendía nada. Se nota que no suele ir al Hércules. Los que somos habituales sabemos que una vez llegados al estadio y comenzado el partido, puedes hacer de todo menos estar tranquilo. Así que llega un momento en que espabilamos el nervio, nos movemos de la intranquilidad que tenemos y, ejercitamos el músculo que mejor manejamos: el de la muñeca para comer pipas.

Pero este domingo, no. Este fue de aplaudir, de disfrutar, de gritar gol, de frotarnos los ojos para darnos cuenta que no estabamos soñando.

JESÚS MUÑOZ.

La semana pasada ya se vieron cosas en Llagostera. Bueno, lo que nos dejó ver Footers. Este partido contra el Barcelona B nos ha dejado alucinados. Ojalá esa apuesta futbolística de Muñoz siga siendo tan espectacular, divertida y productiva. De momento, ayer, otro buen amigo, Javi, le decía a Miguel y José Manuel: “Mira, mira a Óscar, a ver cuánto hace que no le ves en pié aplaudiendo al equipo en el descanso“. Y es que en Alicante nos conformamos con que haya garra, órden y ganas. Si además, juegas bien, como para no aplaudir…

NO SE HA CONSEGUIDO NADA.

Pero cuidado porque de momento no se ha conseguido nada. Se sigue en puestos de descenso a Tercera. Se sigue con una entidad al borde del caos. Y se continúa en situación crítica si no se consiguen enlazar cuatro o cinco resultados positivos. Eso sí, lo que ha conseguido Muñoz es darnos, junto a los jugadores, una tarde de fútbol de las que tardaremos en olvidar y demostrar que saben hacer mucho más de lo que estaban haciendo; que este equipo y sus jugadores pueden ir como motos.

De lo otro, de lo institucional, no hablaré mucho más pues como diría un alemán en Servus TV: Das Problem von Portillo, Ortiz und Ramírez hat keine Lösung, auch wenn wir danach suchen.

Foto: www.herculesdealicantecf.net / Hércules CF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *