Derogar la reforma laboral.

ÓSCAR CRESPILLO/ @ocrespillo

Cuestión de principios y de ideología. Cuestión de ética y moral. Cuestión de equidad y justicia. Pero, claro, solo cuando llegan las campañas electorales.

LA MENTIRA POR BANDERA.

Leer a Adriana Lastra, portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, asegurando a Pablo Echenique que mentía pues el PSOE no podía derogar la reforma laboral al no disponer de mayoría suficiente es una falacia en toda regla. En el mes de mayo del presente año, la suma de escaños de PSOE, Unidas Podemos, Compromís y ERC era de 181 diputados, cantidad suficiente para derogar la reforma laboral, la ley mordaza y tantas otras cosas. Pero Pedro Sánchez decidió mirar hacia otro lado. De hecho, en 2018, la ministra Magdalena Valerio ya apostaba por “derogar los aspectos más lesivos (sic) y crear un nuevo Estatuto de los Trabajadores“.

SE ACERCAN ELECCIONES.

De nuevo, como bien saben, se acercan elecciones. Y Pedro Sánchez ha vuelto a prometer que, si sale elegido Presidente del Gobierno, derogará la reforma laboral. Ustedes pueden creerle o no hacerlo. Pero decidan lo que decidan, háganlo bien leído todo, bien estudiado lo que dijeron y lo que hicieron. Porque luego pasa lo que pasa: unos se tragan que ciertos partidos son de izquierdas y obreros y otros que Vox no es racista ni misógino. Y mientras, así va España y, sobre todo, así nos va a la clase trabajadora y humilde nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *