El compromiso social de los cristianos.

La Hoac, (Hermandad Obrera de Acción Católica) de Alicante la formamos un grupo de hombres y mujeres creyentes, que se creen la Buena Noticia del Evangelio de Jesús y queremos hacerla vida en el mundo obrero y del trabajo. Somos y nos sentimos Iglesia, con sus luces y sus sombras, y trabajamos para para que cada día sea más la Iglesia de los empobrecidos del mundo, porque solo así podremos ser la Iglesia de todos y todas.

NUESTRO COMPROMISO.

Nuestro compromiso está con los hombres y mujeres del mundo del trabajo y nuestro encargo, es acompañar ésta realidad que carecen y sufren muchas personas trabajadoras. Queremos acompañar la vida de las personas, colaborar al cambio de mentalidad obrera y ciudadana, contribuir al cambio de las instituciones para que estén al servicio de la gente y queremos con nuestra vida, colaborar, construir y dar visibilidad a experiencias alternativas en la forma de vivir, personal y socialmente.

Estamos organizados en equipos, donde semanalmente compartimos la vida y donde damos importancia a la reflexión y a la formación, que nos compromete en la comunión de bienes, de vida y acción. La experiencia de sentirnos amados por Jesús, nos compromete en la construcción de la justicia social, que nace de nuestra fe, procurando que los empobrecidos del mundo obrero lleguen a ser los protagonistas de sus vidas.

TRABAJO ESCASO Y PRECARIO.

El trabajo es cada día más escaso y más precario. Las personas son utilizadas como instrumentos de producción y consumo cuyo coste hay que reducir al mínimo. Sin embargo, la persona es lo más importante de todo cuanto existe y sus posibilidades de vida dependen de su trabajo. El trabajo debería ser el ámbito del desarrollo personal, donde se ponen en juego muchas dimensiones de nuestra vida, como son la creatividad, el desarrollo personal, nuestras capacidades, así como nuestras relaciones con los demás. Todas estas dimensiones nos hacen seres sociales y a la vez constructores de la sociedad que en que vivimos y soñamos.

Depende cómo sea el trabajo que tenemos o buscamos y en qué condiciones lo realizamos, para que éste respete nuestra dignidad como personas. Basta con mirar la realidad que vivimos y sufrimos desde hace ya bastantes años, para saber que el trabajo, mayoritariamente no responde a lo que esa tendría que ser, ya que hiere la dignidad de las personas trabajadoras mundo del trabajo, por eso hoy el trabajo es indecente. Y es indecente porque se niega a muchas personas el acceso al empleo, porque en caso de tenerlo no se realiza en condiciones dignas, bien sea porque no se recibe un salario justo que permita vivir con dignidad, bien porque nos impide conciliar la vida laboral y familiar o bien porque nos discrimina por razones de sexo, religión, etc.

A esto hay que añadir el miedo que tenemos a caer enfermos por miedo a ser despedidos o a la falta de salud y seguridad en el trabajo (293 personas murieron en accidente laboral en el 1er semestre de 2019).

Desde la Hoac, por tanto, desde la Iglesia, y desde otras muchas organizaciones eclesiales, sociales y sindicales, estamos trabajando en la sociedad para sensibilizar y denunciar la indecencia laboral que vivimos las personas trabajadoras. La Iniciativa Iglesia por el trabajo decente pretende animar esta tarea en torno a la Jornada Mundial por el Trabajo Decente que se celebra el 7 de octubre. Podéis conocer más en el siguiente enlace https://www.iglesiaporeltrabajodecente.org/declaracionitd/

Desde nuestro compromiso en estas organizaciones, así como desde las Ampas, AAVV, Plataformas y otras, queremos contribuir al necesario cambio social que nuestro mundo está necesitando.

Agradecemos a ALICANTE OPINIÓN por llamar a nuestra puerta y así posibilitar asomarnos a esta ventana digital por primera vez, para compartir lo que somos, hacemos y soñamos en la Hoac Centro de Alicante.

Jesús Fernández Pacheco Caba

Militante de la Hoac de Alicante

1 pensamiento sobre “El compromiso social de los cristianos.

  1. Muy bueno el comunicado, resume bien lo que queremos ser en la Iglesia y en la sociedad.
    Como dice el papa Francisco, si la dimensión social de la evangelizacion no està explicitada, se corre el riesgo de perder el sentido autèntico e integral de la acción evangelizadora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *