#NoCurrasNoCobras

Tras un retiro voluntario de varios años como colaborador de un medio de comunicación, vuelvo a escribir un articulo de opinión gracias a la invitación de Óscar Crespillo, una caballero que no conozco personalmente, ya que solo hemos hablado a través de Twitter, pero que me ha demostrado que desde la lejanía ideológica, que no de la lógica, es un tipo que “no se casa con nadie” y, sinceramente, eso es de agradecer y valorar en una sociedad donde el “partidismo” y el “seguidismo” brillan con luz propia.

Aceptada la invitación, tenia ante mi el reto de escribir, opinar, sobre una noticia de interés y actualidad.

El primer impulso fue esbozar unas lineas sobre las consecuencias de la terrible Gota Fría que ha sacudido toda la provincia de Alicante y, especialmente, los municipios de la Vega Baja. Pero nada más empezar a escribir llegué a la conclusión de que era muy temprano para valorar las consecuencias que a corto, medio y largo plazo va a sufrir nuestra provincia con motivo de la “DANA”, (Depresión Aislada en Niveles Altos consistente en un embolsamiento de aire frío que ocasiona lluvias torrenciales, bajada de las temperaturas y fuertes rachas de viento), de Septiembre.

Aunque, por supuesto, no quiero dejar pasar la ocasión para felicitar y agradecer a los efectivos de la Guardia Civil, Policía Nacional, Unidad Militar de Emergencias (UME), Policía Local, Bomberos, Protección Civil, funcionarios y Voluntarios, (si me olvido de alguien pido disculpas anticipadamente), que coordinados por la Diputación Provincial de Alicante y por los Alcaldes de los municipios afectados, han trabajado, codo con codo, para minimizar al máximo los daños y las perdidas.

En este sentido, es de justicia, valorar y reconocer en su justa medida, las obras antirriadas ejecutadas durante los últimos años en la ciudad de Alicante. Concretamente bajo el mandato de los Alcaldes Luis Díaz Alperi (Plan Antirriadas llevado a cabo con la ayuda del Conseller de Infraestructuras Jose Ramón García Antón ) y Sonia Castedo (Parque “El Marjal”). Sin estas obras, con toda seguridad, el efecto de las últimas lluvias hubiera dejado en nuestra ciudad estampas como las vistas en Orihuela, Rojales o Redován. Una vez más, queda demostrado que “más vale prevenir que curar”.

Dicho esto, recibo una alerta en el móvil, un aviso de Change.Org que me invita a unirme a una petición con el lema “Si no curras, no cobras“: la campaña para castigar a los políticos incapaces de pactar.” ¿Cómo? ¿Esto qué es?

Campaña “Si no curras, no cobras”

Tras acceder al enlace, compruebo que la petición esta cerca del medio millón de firmas y en la misma se insta al propio Congreso y a los líderes de los cuatro partidos más votados a que los parlamentarios no cobren sus indemnizaciones, concretamente la denominada “indemnización de transición”.

Esta asignación tiene que solicitarse expresamente y es incompatible con cualquier otro ingreso, público o privado. Consta de un solo pago, tributa a Hacienda y se otorga para compensar la falta eventual de ingresos de los parlamentarios desde que se disuelven las cortes hasta el día de las elecciones. La cuantía varía dependiendo del tiempo hasta un máximo de 46 días, el período entre legislaturas. La indemnización máxima que puede percibir un diputado es de unos 4.500 euros y se calcula en proporción al sueldo base, que actualmente está fijado en los 2.972,94 euros, sumado a los distintos complementos que estén recibiendo por sus funciones.

Solamente 213 diputados de los 350 que hay en el Congreso de los Diputados pueden solicitarla porque los otros 137 seguirán cobrando su sueldo íntegro como titulares o suplentes de la Diputación Permanente.

No voy a entrar a valorar si es justo o no el abono de la mencionada indemnización, a titulo particular creo que sí es justo, si no a reflexionar sobre el motivo que ha llevado a cerca de medio millón de personas, estoy seguro que superarán esa cifra en unos días, a un hartazgo político de tal envergadura que han popularizado el hashtag en Twitter: #NoCurrasNoCobras

Vamos a ello.

El próximo día 10 de noviembre las urnas volverán a los colegios electorales como confirmación del fracaso de los partidos políticos, de unos más que de otros, en las negociaciones para poder conformar un Gobierno. Los españoles tendremos que ir a votar por cuarta vez en cuatro años tras vivir dos mociones de censura, una de las cuales salió adelante provocando la caída de Mariano Rajoy y propició la llegada a la Moncloa de Pedro Sánchez.

Ahora bien, ¿Quien es o son los verdaderos responsables de la parálisis o bloqueo político que ha avocado a un nuevo proceso electoral? La respuesta no es fácil, la verdad,

Para empezar, estarán ustedes de acuerdo conmigo, que el grado de responsabilidad siempre es mayor para el que tiene la obligación de formar Gobierno, de buscar acuerdos, en este caso, Pedro Sánchez. Esto no quiere decir que toda la responsabilidad sea suya, que los demás no son responsables, ya que “dos no se pelean si uno no quiere”.

Sigamos con el análisis.

El pasado 28 de abril fuimos convocados a las urnas para unas elecciones generales donde se produjo una fuerte movilización de la izquierda, PSOE y Unidas Podemos, con el estímulo de impedir la formación de un Gobierno con la suma del PP, Ciudadanos y Vox, a la manera del acuerdo alcanzado en Andalucía. En resumen, el objetivo era conseguir con el voto que el bloque de la derecha no sobrepasara a la izquierda.

Por lo tanto, tras la consecución del objetivo, (el bloque de la suma de los partidos de la derecha no sobrepaso al bloque de la izquierda), la responsabilidad recae, a mi juicio, en mayor medida, en los partidos de la izquierda, PSOE y Unidas Podemos, que no han sabido o, lo que es peor, no han querido, alcanzar un acuerdo.

Pedro Sánchez es esclavo de sus actos y palabras.

PP y Ciudadanos se han mantenido firmes en todo momento en su no a Pedro Sánchez, salvo el giro o propuesta de última hora de Albert Rivera que tampoco fue tenido en cuenta.

Cabe recordar que Pedro Sánchez, dimitió o se vio obligado a dimitir, como Secretario General del PSOE y como diputado del Congreso, al mantener su rechazo a la abstención en la votación de Mariano Rajoy. ¿Recuerdan el No es NO? Dicho de otra manera, Pedro Sánchez no quiso asumir lo acordado por su partido y para evitar ser expulsado renunció a su acta de diputado. Con este panorama, difícilmente el PP podía acceder a la petición del propio Sánchez de una “abstención sin contrapartidas”, cuando él, en primera persona, no actuó de la misma manera.

Alea Iacta Est.

Con toda seguridad, la historia nos dirá dentro de unos años quienes o quien fue el verdadero responsable de la parálisis política y del enfado mayúsculo de los ciudadanos.

Mientras tanto, el panorama actual apunta que el resultado tras el 10N no va a variar mucho. Que la urnas no van a dar el apoyo incondicional y mayoritario a ningún partido.

A menos de dos meses de las elecciones los sondeos apuntan un alto grado de desmovilización que según los mismos sondeos repercute en mayor medida a los partidos de la izquierda. Por lo tanto, el reto de la izquierda es conseguir que la frustración de sus electores no les lleve a la abstención.

Personalmente, no creo que haya un gran tsunami electoral el 10N. Ni la abstención será tan grande ni habrá un trasvase de votos sustancial que cambie el panorama político. Por lo tanto, irremediablemente, o cambian algunos de los interlocutores o seguiremos igual.

La vida es tan buena maestra que si no aprendes la lección simplemente te la repite”

Mientras tanto, los españoles de a pie seguiremos cabreados y gastaremos unos 167 millones de euros porque algunos no han sabido, insisto, o no han querido, llegar a un acuerdo.

Nos vemos en Noviembre….

Mariano Postigo Fernández / @marianopostigo

Mariano Postigo fue Concejal Deportes y Fiestas en la legislatura de 2011 a 2015 en el Ayuntamiento de Alicante por el Partido Popular.

2 pensamientos sobre “#NoCurrasNoCobras

  1. Tan pulcro como siempre en tus reflexiones. Me alegro de leerte de nuevo. Espero seguir leyendo articulos tuyos. 😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *