Papá, ¿por qué tenemos que tener la piel blanca para poder vivir?

Esta es la historia de un niño, una criatura de apenas 8 años que ha seguido muy de cerca lo acontecido en el barco Open Arms. Thabú, que es el nombre de este muchacho que vive en Valencia, nacido en España e hijo de padres que tienen nacionalidad española y que llegaron hace años desde Guinea para comenzar una nueva vida, tiene muchas dudas en su cabeza. 

Thabú va al colegio, tiene muchos amigos, pero en el barrio donde vive hay gente que le mira mal. El joven, a pesar de su edad, muestra una educación y un saber estar más acorde con edades mayores. No entiende por qué el color de la piel es un hándicap en una sociedad cada vez más corrupta e impregnada de odio y sin razón. 

No le entra en la cabeza que futbolistas millonarios y que coinciden con su color de piel puedan vivir tranquilos allá donde van, excepto casos puntuales, y que chicos, chicas, hombres y mujeres tengan que estar jugándose la vida en un barco que les salvó de una muerte segura en sus países de origen. Pero claro, no son futbolistas, o actores, o políticos. 

Éstos últimos miran hacia otro lado, mientras que Thabú le pregunta a su padre “¿por qué tenemos que tener la piel blanca para poder vivir?“. Su padre, mientras se asea tras una dura jornada laboral recogiendo naranjas a cinco cochinos euros la hora, medita la respuesta para no preocupar más si cabe a su hijo. 

Es difícil. Algún día lo entenderás. No deberíamos guiarnos por el color de la piel, pero es tan complicado todo. Nosotros, al fin y al cabo, tenemos un techo, ropa, un trabajo aunque esté mal pagado y un colegio para que en un futuro puedas defender los derechos de las personas, tengan el color que tengan de piel y sean del país de donde sea“, le contesta el padre con un nudo en la garganta. 

Thabú asienta con la cabeza, aunque su mente sigue tratando de colocar las piezas de ese puzle que tiene por terminar. “Papá, ¿por qué ese barco no ha podido llegar a Italia si tenía la playa tan cerca. Es por qué son negros?“, vuelve a preguntar el joven. 

Hijo mío, eso deberías de preguntarlo a los que deciden quiénes viven o quiénes no. Sé que no entenderás lo que te digo, pero te servirá para el futuro“, asevera su progenitor. 

Thabú tiene ocho años, pero no es tonto. Quiere estudiar, aprobar y de mayor le gustaría ser el que aprueba quién debe de vivir, sin que otra opción más canalla pueda ser utilizada. ¡Ojalá lo consigas, pequeño! 

PD.- Esto es una historia imaginaria… Bueno, o no.

Salud. 

1 pensamiento sobre “Papá, ¿por qué tenemos que tener la piel blanca para poder vivir?

  1. Triste realidad,el ser humano autodenominado inteligente,es en realidad irracional, ignorante,incivico, hipócrita,incomprensivo,etc ,no estamos al nivel de denominarnos inteligentes,somos autodestructivos con nosotros mismos y nuestro habitad y eso ningún ser vivo del planeta lo hace, tenemos muchas asignaturas pendientes y mientras no aprendamos que ante la madre TIERRA todos somos iguales sin distinción de sexo o color,no tendremos una Humanidad mejor,somos responsables de nuestro futuro y las etiquetas nos ha llevado a la situación actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *