Rabolagartija cierra su quinto aniversario colgando el cartel de “No hay entradas”.

Imágenes de May Carrión 

Si hace unos días dábamos información sobre el festival rockero de la provincia por excelencia, el Leyendas del Rock, tras este evento llegaba a Villena el Rabolagartija, con tres cabezas de cartel: Morat, La Pegatina y Rozalén. 

Rabolagartija Festival sigue sorprendiendo a propios y extraños. Si el año pasado, en su primera edición de tres días, consiguió superar en asistencia a Leyendas del Rock, en esta ocasión, y pese a crecer abriendo un tercer escenario, se ha superado, llegando a colgar el “Sold Out” coincidiendo con la actuación de Rozalén el sábado por la noche.

Las cifras de asistencia al evento hablan por sí solas, con 15.000 personas el primer día y alrededor de 16.000 las dos siguientes jornadas. La mezcla de estilos distintiva del festival, con propuestas para todos los gustos y todo tipo de públicos, sigue demostrando que funciona, más aún con la apertura del tercer escenario, que permite repartir al público ganando en comodidad y lograr una mayor circulación en un recinto que, por otro lado, se presenta inmejorable para este tipo de eventos y cuenta con una producción de lujo, la misma del festival Leyendas del Rock, celebrado el fin de semana anterior.


Con tanta banda en cartel, resulta imposible desgranar pormenorizadamente cada una de las actuaciones. Pero en términos generales, Rabolagartija 2019 ha sido una muy buena muestra de todo cuanto Sufriendo & Gozando persigue con este evento: no ha faltado una gran representación de grupos de la tierra, empezando por los locales Alademoska, Punkalorro, Kanela en Rama y La Tribu29, ni de bandas emergentes que tendrán mucho que decir durante los próximos años –razón de ser del nuevo escenario, el Caparrilla Er Migue Stage–. Mientras tanto, en los escenarios principales se sucedían sin descanso las actuaciones, en las que podíamos disfrutar de rock, ska, reggae, flamenco, rap, electrónica o canción de autor.


Aunque el público se mostraba algo retraído durante las primeras horas de cada jornada, a partir de media tarde el llenazo en el recinto comenzaba a ser palpable, y en jornadas como la del viernes o el sábado los llenos se sucedían sin descanso a partir de actuaciones como las de Los de Marras o Benito Kamelas. A partir de ahí, la locura con grupos como Zoo (espectacular su concierto y la respuesta del público), Talco, Boikot, La M.O.D.A., Dubioza Kolectiv, Gogol Bordello, Green Valley, Natos y Waor o SFDK, con mención especial para los cabezas de cartel: Morat y, especialmente, La Pegatina y Rozalén, con una actuación de locura en el primer caso y una maravilla en el segundo, con el recinto a rebosar de festivaleros y familias que no quisieron perderse su actuación –la venta de entradas de día para el sábado fue la responsable del Sold Out– y una artista entregada y agradecida con Rabolagartija, un festival en el que se siente como en casa y en el que lo mismo invita a subir al escenario a Alba Reche que se marca una aparición por sorpresa en el escenario Caparrilla cantando “Mi mongola favorita” junto a Jamones con Tacones.

En definitiva, la pequeña lagartija nacida en 2015 se ha convertido en dragón, un señor festival que no deja de crecer y que seguro volverá el año que viene con renovadas fuerzas y nuevas propuestas para seguir repartiendo felicidad entre sus cada vez más fieles seguidores.

Desde Sufriendo & Gozando, como conclusión a estos 8 días de eventos, se ha emitido un comunicado para dar las gracias a todas las personas que han hecho posible que hayamos podido disfrutar de Leyendas del Rock, el concierto de Marea y Rabolagartija: bandas, instituciones y personal municipal de Villena, trabajadores, proveedores, medios de comunicación y, sobre todo, nuestra razón de ser: el público que año tras año acude a nuestra llamada y hace posible con su presencia que el milagro de la música en vivo se siga materializando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *