Mujeres florero.

ÓSCAR CRESPILLO/ @ocrespillo

Hace unos días me llegaba vía guasap una imagen con comentario que me hizo recapacitar muy mucho sobre hacia dónde queríamos llegar como sociedad. O mejor dicho: qué estábamos dispuestos a sacrificar para avanzar.

Me estoy refiriendo a los manidos concursos de belleza.

EN DECADENCIA.

Los concursos de Mises están en decadencia. Lejos quedan ya aquellos especiales en que TeleMierda, la famosa cadena que suele estar en el botón cinco de cada mando a distancia, nos llenaba de caspa, cuerpos bonitos y poca cultura intelectual los televisores de nuestras casas.

Por no hablar de aquellos rancios programas como el “Ay, qué calor” o actuaciones como las Mamma Chicho. Que si Chicho me toca, defiéndeme tú.

Pero estando de acuerdo en que el feminismo (véase siempre como su definición es: igualdad total entre mujer y hombre) ha logrado poco a poco ir poniendo las cosas en su sitio hay un debate muy interesante que me gustaría abrir: la figura de la Reina de las fiestas de cualquier localidad española.

EL EJEMPLO DE ALICANTE.

Para quienes vivimos en el lugar donde el mar acaricia la tierra y la palmera es besada y acariciada por el viento, la figura de la Belleza del Fuego de les Fogueres de Sant Joan es prácticamente sagrada. Y es sagrada en el sentido que pocas personas serían favorables a que desapareciese.

Chicas guapas, elegantes, educadas e inteligentes son las que suelen salir elegidas por un jurado en el que no solo hay hombres.

Cualquier foguerer o foguerera te dirá, y no sin parte de razón, que ahí la mujer no es tratada como un vulgar objeto. Pero me van a permitir que polemice: ¿me pueden citar un solo caso en el que la representante máxima de la fiesta alicantina haya sido poco agraciada? Ya saben, con algunos kilos de más, algo bajita y que no cumpla los cánones de belleza femenina.

FEMINISMO REAL E IDEOLÓGICO.

La inmensa mayoría de taurinos suelen esgrimir de entre sus argumentos, uno: la tradición. Valdría el mismo para estos concursos que, más allá de que sean con mantoleta, falda, tacones o bañador, no dejan de ser eso: concursos para dar con la más agraciada.

El feminismo real, y siempre bajo mi punto de vista, es aquel que promueve aquello que piensa. Y piensa todo antes de promover nada. Ver a toda una concejal de un partido muy de izquierdas de la capital de la Costa Blanca hacer de mantenedora de un acto en el que se exalta la belleza de las Reinas de las fiestas de esa localidad o barrio ,San Gabriel en este caso, no sé a ustedes pero a mí me chirría. Y no porque en Podemos deba todo el mundo pensar igual, pero sí cuando esa concejala ha hecho gala siempre (no vean ironía alguna en mis palabras) de un feminismo total y radical en su currículum vitae. Podríamos afirmar, pues, que del feminismo real algunas personas realmente pasan al ideológico.

DOBLE RASERO.

Ni quiero quitar carnets de buen feminista, ni mucho menos entregarlos. Sobre todo, y por encima de todo, porque como hijo del patriarcado que soy me queda mucho que aprender y mucho camino que recorrer para corregir los tics machistas que aún me acompañan. Pero sí les diré algo: jamás nadie podrá llamarme incoherente. Me gustan les Fogueres, cambiaría muchas cosas de ellas (no sé si día de hoy, la figura de la Belleza debe seguir o no), pero lo que nunca haré será manifestarme feminista de pro y luego ir a un concurso de esos. Como tampoco me presentaría a representante municipal con un partido que nació del 15M, con unas gentes que gritaban “que no nos representan” para después ir al palco de la Elección de esa Belleza del Fuego, en lugar de estar entre el público, no iría a la zona VIP en las Mascletàs de Fogueres en lugar de estar entre el pueblo, ni mucho menos aplaudiría ese (maravilloso) espectáculo pirotécnico junto al resto de casta política para luego criticar que se rompe la fuente de la Plaza de los Luceros. Supongo que Vanessa Romero y Xavi López tampoco lo harían, ¿verdad? ¿O debo decir que no lo volverán a hacer?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *