VICENTE CUTANDA/ @VicenteCutanda

La investidura fallida de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno de España nos ha dejado grandes intervenciones parlamentarias. Pocas han sido tan humanas y familiares como la de la diputada Ana Oramas, cuando recordó la frase de las abuelas canarias al iniciar una reprimenda a sus nietos: “están ustedes bonitos” resumiendo en tres palabras el escenario que se vivió el jueves en el Parlamento, donde no se llegó a ningún pacto. Y la verdad es que me alegro.

LECCIÓN DE ABUELAS.

El viernes fue Santa Ana y es importante reconocer la labor docente y ejemplar de las abuelas. En estas tierras y en Castilla-La Mancha son ellas las que se encargan de enseñar que no se puede mezclar agua y aceite. Y esta lección sirve para todas las situaciones, tanto para la cocina (nadie puede freír huevos con agua y aceite) como para otras muchas cosas de la vida. Lo que es incompatible es incompatible. Lo pintes como lo pintes.

Y esta es la lección de la frustrada investidura de esta semana. En el Congreso de la madrileña calle de San Jerónimo hay dos grupos diferenciados y antagónicos: los constitucionalistas y los anticonstitucionalistas. Y luego están los vascos del PNV que se posicionan según obtengan beneficio económico del viento político que sople.

CONSTITUCIONALISTAS.

El PSOE es un partido constitucionalista; que nadie lo dude. Luego habrá versiones territoriales que generaran más o menos dudas pero el pensamiento de la calle Ferraz es incuestionable. En este grupo de constitucionalistas también están los grandes partidos del centro derecha: Ciudadanos y Partido Popular. Entre los tres tienen una mayoría abrumadora. Suman 246 de un Congreso de 350 diputados. En el grupo constitucionalista debemos incluir algunos partidos regionales como los cántabros de Revilla, canarios y Navarra suma. Lo que suma algún dígito mas a esta mayoría sólida y solvente.

PODEMOS Y VOX SON ANTICONSTITUCIONALISTAS.

Tengo claro que Podemos es anticonstitucionalista. Esto no es ni bueno ni malo. Es un hecho objetivo. Están a favor de las consultas del separatismo catalán prohibidas en la Ley y condenadas por el Tribunal Constitucional. Están en el mismo bloque que Bildu; los catalanes con representación en Madrid, Y no nos olvidemos de Compromis. También Podemos es anticonstitucionalista en sus declaraciones sobre las libertades personales, sobre todo de la propiedad pero afortunadamente no han iniciado ningún trámite parlamentario que permita acusarles abiertamente. Y nadie dude de su pasión por los regímenes bolivarianos. Todo lo contrario a mi deseo pues pienso que estos ejemplos caribeños solo traen pobreza y miseria a la sociedad, generando una gran brecha social entre la oligarquía gobernante y los pobres, cargándose la clase media. Un ejemplo claro es el casoplón de su líder casi mesiánico en Galapagar si lo comparamos con las viviendas de sus votantes.

También incluyo en el bloque anticonstitucionalista a los parlamentarios de VOX, de ideología muy diferente a los citados en el párrafo anterior, pero cuyo criterio sobre el Estado de las Autonomías los coloca fuera del grupo constitucionalista. Salvando este punto de identitaria importancia y otros sobre los avances sociales del colectivo LGTBI y la violencia de género podrían situarse próximos al ala del centro derecha de los constitucionalistas, pero hoy por hoy están fuera de esta definición. En el tema de Extranjería nunca se les ha oído o leído nada ajeno a la Constitución pues siempre han pedido el cumplimiento de la Ley.

“ESTÁN USTEDES BONITOS”.

Este panorama sirve para que una abuela canaria diga aquello de “están ustedes bonitos” o una peninsular esto de “no mezclen agua con aceite”. Mientras sigamos mezclando constitucionalista y anticonstitucionalistas será muy difícil el pacto. El sentido común dice que el acuerdo más lógico sea entre constitucionalistas. Y si por un error de vanidades personales se llega en septiembre al pacto frustrado de ayer (que no lo deseo) el tiempo será el encargado de demostrar que no se puede mezclar el agua y el aceite, como dicen las abuelas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *