¿Cumplimos o incumplimos? La Constitución española.

Algunas veces me olvido de cosas que por algún motivo no son buenas o las considero que no me aportan. Hay quién dice que es un “don”; yo digo que en lo que realmente no te aporta, no te suma, no hay que invertir ni un segundo de nuestro pensamiento ni tiempo.

Algo similar ocurrió en mi presentación. Aunque en mi vida laboral, y curriculum vitae, consta, dediqué 23 años de mi vida en trabajar en un Sindicato Independiente en plan “superwoman”, decidí que no debe constar en sitio preferencial de lugares donde he estado. Esto de haber estado en un sindicato así tiene sus ventajas y desventajas, por ser conocedora de lo bueno, malo y malísimo de los Sindicatos. Quizás por ello y debido a mi desilusión/decepción es una faceta de mi vida que la tengo que rebuscar entre mi memoria.

LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA.

Este “mea culpa” tirando a reflexión, viene asociada con relación a una columna de opinión que leí hace un año, y quizás seamos muy poquitos los que nos paramos a pensar lo que en ella se decía. En ella detallaban una serie de artículos de nuestra Constitución Española  que estamos incumpliendo y: NO PASA NADA. Entre ellos:

  • Artículo 1: “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”. La Comisión Europea ya en varios estudios ha anunciado que España es uno de los paises de la UE con mayor desigualdad de renta, la OCDE en otra estadística certificó que España era el séptimo país donde más había crecido la desigualdad.
  • Artículo 14: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. Y dicen multitud de indicadores, que la mujer sigue claramente discriminada respecto al hombre y en multitud de campos.
  • Artículo 16: “Se garantiza la libertad ideológica religiosa y de culto de los individuos, ninguna confesión tendrá caráctel estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Pero dicen los datos públicos recogidos por Europa Laica que mediante asignaciones, ayudas, subvenciones directas y exenciones de tributos, este mismo Estado aconfesional de la Carta Magna aporta a la Iglesia unos 11.000 millones de euros al año. La Iglesia, según ésta organización, es en España “un paraíso fiscal”.
  • Artículo 20: “Se reconocen y protegen los derechos a la libertad de expresión o a la creación literaria y artística, entre otros”. Dicen los informes, entre ellos de la ONU, que esos derechos y libertades están en retroceso y en peligro en España por normativas como la Ley de Protección de Seguridad Ciudad (la llamada Ley Mordaza) o las recientes reformas del Código Penal o de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.
  • Artículo 31: “Todos contribuiran al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio”. Se incumple de modo sistemático: las grandes empresas pagan porcentualmete muchos menos impuestos que las medianas o pequeñas, y los ricos y las grandes fortunas muchísimo menos que las clases medias o bajas.
  • Artículo 35: “Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia”. Pero más de 1.193.000 hogares tienen a todos sus miembros en paro, y de las personas inscritas en los Servición Públicos de Empleo más de 1.665.286 no cobran ninguna prestación, según datos recogidos de Oxfam.
  • Artículo 47: “ Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada, los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias”. Pero los datos son aquí contundentes y numerosos, en España existen infraviviendas; no hay inversión de Viviendas de Alquiler Social, y se han producido más de 16.900 desahucios.
  • Artículo 48: “Los poderes públicos promoverán las condiciones para la participación libre y eficaz de la juventud en el desarrollo político, social, económico y cultural”. Las estadísticas dicen que los jóvenes son los grandes perdedores de la crisis y que la tasa de paro de hasta 20 años es del 50,5%.
  • Artículo 50: “Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad”. Pero las dos reformas sufridas del sistema de pensiones han reducido los derechos de los pensionistas y su poder adquisitivo.

LA INGNORANCIA DE LAS MASAS.

            Se podría seguir con este repaso crítico a la Carta Magna con muchos más artículos. Los españoles nos movilizamos “por la unidad de España”. Se sucedieron concentraciones, manifestaciones, guiados por lo que nuestros políticos y la prensa nos habían estado machacando durante horas y horas al cabo del día. Exigíamos  el cumplimiento del artículo 155 de la Constitución Española. Asistí a ellas, bajo el lema “que no me lo cuenten”. Observaba al gentío ondear la bandera, vociferar el cumplimiento de la Constitución, y en esos momentos sentía tristeza. Y es estaba comprobando lo fácil que era la manipulación y recordaba constantemente una frase que decía: “La ignorancia de las masas, es la principal fuerza de los gobernantes”.

            Allá en el recuerdo quedaron las convocatorias de huelgas generales y macro manifestaciones por la lucha de nuestros derechos.

                                               ¡¡¡Y NO PASA NADA!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *