Teatro, lo tuyo es puro teatro

Debe ser cosa de la edad y que voy camino de convertirme en un “viejo gruñón” o tal vez será que la edad me da la oportunidad de tener otra visión de las cosas por lo vivido en estos años.

Pero lo cierto es que cada día me siento más en desacuerdo con las falsas etiquetas:

  • Los de derechas están a favor de la unidad de España, de la religión católica, de la bandera, de la monarquía, de los toros, de la Guardia Civil, del ejército, etc.
  • Los de izquierdas, están más por un Estado Federal, por la República, son ateos, animalistas, anti militares, a favor del movimiento LGTB, etc.

Creo que desde hace ya demasiados años, esta sociedad tiende a catalogar y etiquetar con demasiada ligereza a las personas; cuando la realidad es que, si en este mundo hay algo complejo, somos las personas que vivimos en él.

Cada día me creo menos la catalogación y división social entre “izquierdas” y “derechas” porque es una forma más de dividirnos, de diferenciarnos y en definitiva de enfrentarnos unos a otros.

Hoy en día conozco a muchas personas que se sienten ciudadanos comprometidos con la defensa de los animales y del medio ambiente, que pertenecen al movimiento LGTBI, que abominan de las guerras y también luchan por la unidad de España, son republicanos,católicos, que les gusta ir a una corrida de toros y se sienten orgullosos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Estas mismas personas, comprometidas con su sociedad, con el total de sus conciudadanos, no entienden, como me ocurre a mí, que la política española haya podido caer tan bajo y tan rastreramente. Hoy en día se critica absolutamente todo; se critica de forma convulsiva cuando un partido u otro entablan conversaciones encaminadas a formar gobiernos
municipales, regionales o nacionales. Y en estas críticas no se libra nadie. Podemos leer y escuchar críticas por posibles pactos entre C’s-PP-Vox como críticas hacia PSOE-Podemos-EH Bildu-ERC… y pongan ustedes las siglas que quieran; porque si se habla de acuerdos PSOE-C’s las críticas seguirán siendo las mismas que si fuese cualquier otra posible coalición.

A ver… que en España tengamos a unos ineptos absolutos, y aquí no se libra ni uno solo de los “lideres” o “lideresos” no significa que esto sea lo normal en política. La RAE (Real Academia de la Lengua) da como unas doce definiciones de “política”, personalmente la que más me gusta es la de “Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con
su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.”

Se dice que los antiguos griegos fueron los precursores de la política; y esto es así porque en su organización social los griegos se agrupaban en clanes familiares, posteriormente estos clanes se aliaron formando comunidades, a estas incipientes ciudades se les llamó “polis” y de ahí el nombre de políticos a quienes se encargaban de la organización social de la “polis” (ciudad). La organización política de las “polis” eran muy diversas, yendo de sistemas de gobierno basados en la tiranía a otros democráticos. Como ocurre actualmente en pleno Siglo XXI. Curiosamente.

Como debería ser la política

Pues bien, lo NORMAL en política sería hablar, negociar, llegar a acuerdos para conseguir una mejora en las condiciones de vida de todos los ciudadanos que viven en un determinado lugar, llámese pueblo, ciudad, comunidad o país. Lo NORMAL sería que los responsables políticos se sentasen con sus propuestas sobre la mesa y confrontasen aquellos puntos que tienen en común, que seguro son muchos, que priorizasen y se
comprometiesen a cumplirlos en el menor tiempo posible. Siempre que hablo de esto me viene a la memoria don Julio Anguita y su ya famosa frase de “programa, programa y programa”. Siéntense con sus programas electorales, con 20 paquetes de folios y 5 cajas de bolígrafos, si hiciesen falta, y pónganse a trabajar, a confrontar ideas, propuestas, opiniones y sobre todo soluciones.

Déjense de palabrería, de vendernos humo, de postureo y de sentirse ofendiditos, porque tan solo es de cara a la galería. Lo que realmente están buscando es solucionarse ellos mismos su futuro; y esto no es hacer política, esto se llama otra cosa. Las gomas por muy elásticas que sean acaban rompiéndose y suelen golpear con fuerza la mano que la estira.

Escuchando a la caterva de polítiquillos que sufrimos me viene a la mente esa canción de La Lupe, cantante cubana fallecida en 1992, que decía “…teatro, lo tuyo es puro teatro, falsedad bien ensayada estudiado simulacro…”

https://www.youtube.com/watch?v=R-CpdAtgKQY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *