El término “manada” se puso tristemente de moda hace tres años. Creo que no es necesario comentar nada al respecto ya que todo se ha dicho. Ahora, a cualquier violación en grupo, se le llama, con razón, “manada” y vienen las comparaciones.

La primera duda que le viene a la gente, que no dedica diez minutos a pensar, es por qué de una manada sí se hacen eco los medios y de otra no. Empiezan las teorías conspiranoicas. Que si es porque los de Navarra eran españoles y estos no. Que si en uno habían militares y aquí no. Que si es porque están en contra de los “sanfermines”. Que si no sé qué.

El caso de la manada original es claro. Justo cuando se están denunciando abusos en esas fiestas. Cuando se realizan campañas para evitar los “tocamientos” indiscriminados…aparece un caso de violación, o abuso o como lo quieras llamar. Esa circunstancia, hace que el foco mediático se dispare.

Si en una carretera los conductores denuncian que hay una curva peligrosa, siempre tendrá más repercusión un accidente mortal en esa curva, que en la AP7 camino de Benidorm. Si el aeropuerto de Castellón, o cualquier aeropuerto fantasma, tiene un problema y tienen que sustituir el radar, por ejemplo, siempre tendrá mucha más repercusión que si es en el aeropuerto de Alicante.

Tres mil violaciones, en dos años

En 2017, en España, hubieron 1.387 casos de violación. En 2018, 1.702. De ellos, sobre el 70% el agresor era español. Si analizamos caso por caso, probablemente encontremos de todo, y los medios, siempre le darán más prioridad a los casos más jugosos. En fiestas populares siempre tendrá más repercusión que en una calle de madrugada. Si son africanos más que si son estadounidenses.

La ventaja que tenemos ahora es, que en dos clicks, podemos saber lo que sucede exactamente. Pero nos encanta renunciar a esa fuente de información tan valiosa que tenemos. Eso sí, el día que se le pongan puertas al campo, y nos limiten el uso de internet, todos los que no han hecho nada para informarse, serán los más ofendidos con la medida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *