Somos de Segunda B. El Olimpo herculano.

ÓSCAR CRESPILLO/ @ocrespillo

Y lo somos todos. Absolútamente todos.

Somos de Segunda B los aficionados. Somos de Segunda B los blogueros. Lo son los medios de comunicación y periodistas. Lo son los jugadores. Lo es el Presidente y el Consejo de Administración. Lo es el entrenador. Lo es el Hércules.

¿TEMPORADA BUENA?

Hace meses mantuve un almuerzo con un entrenador muy querido en la ciudad. En dicho almuerzo, me comentaba que no subir no sería un fracaso; que fracasar sería no entrar a disputar el playoff. Disentí. Soy de los que creen que estar en Segunda B para un club de la historia y solera del Hércules es un fracaso. Y no ascender lo era. Con la educación que caracteriza siempre a mi interlocutor no nos pusimos de acuerdo. En lo único que opinabamos lo mismo es que, pasase lo que pasase, el Director Deportivo jamás se marcharía.

PORTILLO.

Lo dije y lo mantengo. Portillo este año parecía haber confeccionado un equipazo. Nombre a nombre era un equipo de garantías. Pero tuvo un lunar grande: no saber encontrar un entrenador que hiciese jugar al grupo. Buscó a Planagumá que supo mantener en cantidad importante de partidos la portería a cero. En cantidad importante de partidos menos cuando debía hacerlo, en el momento en que solo los héroes y los valientes mantienen la calma. Y es cierto que el míster no juega pero el ciclo de Lluís debe haber finalizado ya porque no supo sacar todo lo que tenían sus pupilos.

LOS JUGADORES.

Ellos también tienen su parte de culpa. Si ellos han sido los que llevaron al club al playoff, también han sido quienes desistieron de jugar el último cuarto de la eliminatoria. Y si me apuran, hasta la eliminatoria entera. Para ser justos, desde el 0-2 de la ida.

Más de uno se marchará cuando debe quedarse por rendimiento. Pero algún otro debe irse precísamente por lo contrario. Como también habrá que analizar la preparación física.

EL CLUB.

Parece que la supervivencia está garantizada. Ahora nos venderán que gracias a Ortiz y Ramírez. Y que sin ellos esto ya no existiría. Y calará hondo en una parte del herculanismo esta especie de síndrome de Estocolmo donde se acaba cogiendo cariño al secuestrador. No me preocupo de los que siempre estuvieron con los poderosos. Seguirán repartiendo carnets de herculanismo cuando en realidad debieran repartirlos de “ortizistas“.

LA PRENSA.

He leído bastantes críticas a la labor informativa de los periodistas y colaboradores de medios en este día y pico después del fiasco herculano. Y sinceramente creo que son injustas. La labor de la prensa es la que es y cada uno la desempeña como mejor cree. Faltar a los comunicadores ahora es muy ventajista. Otros tuvimos discusiones por poner en cuestión la labor de cierta parte de la prensa hace semanas, meses, años…y los que ahora tanto critican esa presunta cercanía a Ortiz y cía entonces callaban.

Es momento de ser humano de verdad y apoyarles. Cuanto menor sea la categoría de un club, menor repercusión tiene. Y a menor repercusión, menor venta, menor audiencia, menor todo. Y ya se sabe que cuando una empresa no vende, la cuerda suele romperse por lado más débil, el de los trabajadores.

Por eso yo siempre pediré a los herculanos que vuelvan siempre. Y a los no herculanos también. Porque no es lo mismo una caja en un partido de playoff con 5000 convencidos, de los cuales muchos no pagaban por ser abonados del año pasado, que una caja con 23000 espectadores pasando por caja. Y el Hércules, como los medios, también necesita dinero.

NUEVO CICLO.

Y llega el enésimo ciclo. Y será un nuevo día de la marmota.

Para ilusionar de verdad a una ciudad entera haría falta un señor como Quique Hernández de nuevo en la Presidencia, sin ataduras y con guiños a la afición.

Haría falta un Secretario Técnico al que no se cuestionase imponiendo fichajes y tuviese libertad absoluta dentro del presupuesto acordado. Algo tipo a lo que tuvimos, no supieron valorar y hoy en día triunfa en el Alavés, don Sergio Fernández.

Un entrenador con ideas diferentes. Nos hemos tragado que jugando a no encajar se podía. Hemos remado hasta el final sabiendo que no se marcaban goles. Hemos rezado cada partido porque algún cambio saliese bien y a tiempo. Pero es innegable que por ser más simpático o hacer más aspavientos y arengar a la afición, no por ello se asciende.

Dejemos pasar los días. Parodi, todo sea dicho, parece haber copiado algunos modales de QH. Esperemos los nuevos abonos. Pero no esperen muchos más cambio, más allá del lógico movimiento en el mercado veraniego de fichajes.

Nos vemos en Agosto por el Rico Pérez. Sí, los cinco mil de siempre. Los que siempre discutimos y reímos. Los que lloramos. Los que sufrimos. Los que somos del Hércules. Todos, absolútamente todos, somos del Hércules. Aunque eso le joda a más de uno que se cree en el Olimpo herculano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *