Pues era un blog. Sí, un simple blog en el que daba rienda suelta a mis inquietudes políticas, deportivas y lo que se terciase.

Era un espacio donde opinaba de todo lo que me inquietaba o me apetecía.

Y ahora, que se reabre Alicante Opinión, va a seguir siendo eso: un espacio donde servidor escribirá sobre política y deporte.

A estas alturas ya no pretendo engañar a nadie. Además, sinceramente creo que no lo lograría si desease hacerlo. Cada vez que junte cuatro letras en lo político serán escoradas a la izquierda. Cada ocasión que opine sobre el deporte me imaginaré encestando la última pelota del Fundación Lucentum o marcando el gol que dé la gloria al Hércules.

Me considero crítico, especialmente con los míos. Eso ha hecho que en lugares donde debiera estar bien acogido mi presencia sea incómoda.

Pero créanme que no me importa lo más mínimo pues “la verdad siempre sale a la luz” y el karma se encarga del resto.

Ah, no permitan que jamás les mientan: se disfracen como se disfracen, la objetividad no existe.

ÓSCAR CRESPILLO/ @ocrespillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *